Cuando una mujer fue acompañante (I.Aé.-24 Calquin)

Con motivo de la finalización de la Semana de Cultura Canadiense, organizada por la Universidad Nacional de Cuyo y la Embajada de Canadá el Embajador de dicho país por especial invitación del Jefe de la IV Brigada Aérea, efectuó una visita a las instalaciones de la unidad. El 25 de Agosto de 1956 arribó el Dr. Philippe Picard siendo recibido por el Comodoro Eduardo Basilio Arenas Nievas, conjuntamente con los Jefes de Grupo y oficiales. Finalizada la visita a las dependencias la esposa del Embajador fue invitada a efectuar un vuelo en una aeronave del A.1.

IAe24Calquin

Para tal efecto se puso a disposición de la invitada el Calquin A.-17 con el cual realizó un corto vuelo alrededor de la ciudad de Mendoza. Al descender luego de su vuelo la esposa del Embajador de Canadá en Argentina posó para las fotografías oficiales en compañía de su esposo, el Comodoro Arenas Nievas con su señora esposa, el piloto de la aeronave, Capitán Francisco Cabrera, por entonces adscrito al A.1, y el ayudante del Jefe de Brigada, Capitán Luis José María Galiotti. Hasta donde se tiene conocimiento fue el único vuelo conocido de un Calquin en el cual el acompañante fue una mujer.

Philippe Picard

Luego de su vuelo la esposa del Embajador de Canadá Dr. Philippe Picard posa frente al Calquin A.-17.
(Foto Libro Histórico IV’ Brigada Aérea 1955-1957).

No ha sido posible conocer su nombre porque todas las crónicas de la época hacen referencia a ella como Madame Picard, además de desconocerse el carácter especial de esta mujer en relación con las actividades de vuelo. Cabe destacar que, como bien lo expresara el Vicecomodoro(R) Washington Ramos en su libro “A vuelo de pájaro” en relación con un vuelo de traslado de un Senador de la Nación desde Mendoza hasta Tucumán, el Calquin era un avión diseñado para dos tripulantes, piloto y mecánico; de ninguna manera era aceptable transportar pasajeros civiles, menos aún a funcionarios públicos a quienes innecesariamente se les sometía a riesgos inútiles. Este comentario está en relación con la necesidad, bajo ciertas circunstancias, de distribuir tareas con el acompañante, durante el vuelo en Calquin, que se hacía evidente ante emergencias como poner las hélices en bandera, accionar el tren de aterrizaje, realizar entradas por instrumental, accionar la llave de paso de combustible de los depósitos auxiliares. Por estos motivos llevar un pasajero como Madame Picard representaba un cierto grado de riesgo.

Crédito texto y fotos:  “I.Aé.-24 Calquin” de Atilio Baldini y Sergio Bontti

Luis Satini

Las fotos, material de archivo y textos exhibidos en www.3040100.com.ar son propios o han sido autorizados por los autores con mención de los mismos. Por eso advertimos que todo el material a utilizar de www.3040100.com.ar tiene propiedad intelectual, propia o de terceros, solicitando previamente su uso y mencionado los créditos, recordando las disposiciones de la Ley 11723, sus complementarias y modificatorias. http://www.argra.org.ar/web/asociacion/ley-de-autor.html

Volver atrás

|

Sobre Luis