DEDOS MÁGICOS – Crónica de un vuelo al ras del agua

La Guerra de la Malvinas arrecia. El gélido mar se puebla cada vez más de buques ingleses ahítos de tropas y armamentos sofisticados. La Fuerza Aérea Argentina, sabe que está en sus manos detectarlos y obrar en consecuencia, su inferioridad se suple con ingenio y heroísmo.

Día 29 de Mayo 1982

10.25 Sale de la base Comodoro Rivadavia un Hércules C 130-TC 64 (un pesado avión de carga sin armamento, denominado La Chancha). Entre la tripulación se encuentra el mayor Hugo Alberto Maldonado, 38 años, alias “el negro” ,santiagueño de origen. Su función es la de navegador o sea el encargado de dar el rumbo, velocidad y la altura para llegar a destino, teniendo en cuenta vientos, tormentas y obstáculos como por ejemplo montañas. En vuelo recién tomarán conocimiento del objetivo.

10.30 Con un JEPESEN (computador manual americano) y las cartas geográficas hace los cálculos para llegar al punto de espera, un lugar predeterminado en el mar, desde donde recibirían instrucciones de las coordenadas de un posible enemigo. Los dedos rápidos y diestros por 5.000 hrs de vuelo, giran las tres circunferencias llenas de números, es girar, girar y girar hasta llegar a la marcación. Es una tarea tan particular que le hace recordar de sus tiempos de ocio, cuando golpetea el bombo leguero acompañando una chacarera.

10.33 El comandante de la nave Vice Comodoro Rubén Moro, tiene en sus manos los datos que admite sin objeciones y los llevarán al objetivo.

10.34 Al negro Maldonado, así como a toda la tripulación, le corre un sudor frío: es el segundo vuelo ”Loco” del carguero. Sin municiones, con una velocidad máxima de 500km/h ante los 900 de los aviones de combate sabe que son una presa fácil para el enemigo. La vieja Chancha inicia el brusco ascenso con los motores al máximo, hasta quedar el avión prácticamente colgado de las hélices. La misión es reubicar al Uganda avistado el día anterior, el cual al tener las cruces rojas no fue luego interceptado. Hoy se sabe que era tan sólo un distractor y en realidad está lleno de tropas y armamentos.

10.39 Están ya a 1.000 pies de altura, el Hércules retorna a la posición horizontal. El santiagueño recién prende el radar y hace dar una vuelta el cursor. Si un eco aparece en el instrumental, deberá tomar la latitud y la longitud. Sus ojos se ponen redondos del susto. Allí está el Uganda es un punto grande, amenazante pero no está solo, hay otras tres puntos amarillos a su alrededor, fragatas posiblemente. Todos se encuentran callados, prisioneros de la celeridad y la eficiencia del navegador. El IFF es el aparato que da la señal cuando el avión está siendo iluminado por el radar enemigo, se prende automáticamente Es el instante de apagar el radar de la Chancha, pero igual ya fueron detectados.

10.44 “Ahora” dice el Mayor Maldonado y el comandante inicia el violento descenso. La nariz de avión apunta al mar, mientras sus pensamientos vuelan hacia su familia que está en Reconquista, provincia de Santa Fé. Sus hijitas de 10 y 8 años, son todavía muy tiernas para entender de la guerra y los peligros de muerte en cada vuelo de su padre. Tampoco dimensionan que un coloso de 75 toneladas dependa de unos dedos mágicos , veloces como un rayo, que hacen rodar el destino de todos y son los mismos que ata sus cabelleras con la gomitas de colores.. Un instante de duda es una demora y una demora es una aproximación a la posibilidad de ser abatidos.

10.47 El heroico Hércules llega a casi el ras del agua, unos 5 a 10 metros, temerariamente retoma un vuelo horizontal. Los delfines y las ballenas saltan acrecentando la altura de las olas. Ya nada se ve por el parabrisas del avión. Aquí comienza el vuelo a ciegas y el silencio de la tripulación El mayor Maldonado parece no tener manos por la velocidad con que se mueven sus dedos en el computador, hasta que dicta los datos. Estima que su tarea merece un descanso.

10.49 Desde la base de mando avisan que seis aviones, en pareja los están persiguiendo. Más aún, dos de ellos se encuentran detrás del Hércules. El mayor Maldonado gira que te gira el computador, programa y reprograma el escape en zigzag, siempre al oeste “Qué haces, santiagueño?, tenemos dos aviones detrás” -“Como galletitas” contesta tranquilamente. “Estás loco, y ¿si nos matamos”- “Y bueno… no quiero ir al fondo del mar con la panza vacía”. Todos sonríen, elevan una plegaria a Dios y siguen adelante en silencio.

10.52 Se informa que es hora de aflojar las tensiones, los Sea Harrier que los perseguían dieron media vuelta porque ya no tenían autonomía de vuelo. El retorno a la Base de Comodoro Rivadavia, es un hecho.

Enero 2015

El ex Mayor Hugo Alberto Maldonado, ahora Vice comodoro ® VGM, luce en su pecho las medallas entre otras la del Congreso Nacional y espera desde hace tres años que el proyecto elevado en el Senado de la Nación le otorgue la Medalla al Valor en Combate.

 

Está solo en su tierra de Sol y quebrachos, las secuelas de la guerra iniciaron el proceso de la desintegración de su familia. Sus dedos no dejan de golpetear la mesa como si estuvieran calculando el futuro, son los dedos mágicos que salvaron la vida de la tripulación del Loco, en su segunda intervención bélica.

6 de Mayo 2017

Los dedos mágicos han dejado de golpetear la mesa de la vida, apenas alcanzaron marcar los números de la Emergencia Médica, se sentó para el vuelo y voló alto, lejos y veloz-como siempre.

 

Autora: Nieves Teresita Maldonado (Escritora).

Hermana del VGM Vicecomodoro Hugo A. Maldonado.

Luis Satini

Las fotos, material de archivo y textos exhibidos en www.3040100.com.ar son propios o han sido autorizados por los autores con mención de los mismos. Por eso advertimos que todo el material a utilizar de www.3040100.com.ar tiene propiedad intelectual, propia o de terceros, solicitando previamente su uso y mencionado los créditos, recordando las disposiciones de la Ley 11723, sus complementarias y modificatorias.

http://www.argra.org.ar/web/asociacion/ley-de-autor.html

Volver atrás

|

Sobre Luis