Falconier, el piloto que, antes de morir, se despidió por carta de sus hijos

María Alejandra Falconier tenía siete años cuando un misil impactó en la cola del T-24, un Lear Jet LR-35 en el que viajaban su padre, el vicecomodoro post mortem Juan José Ramón Falconier, y otros cuatro miembros del Escuadrón Fénix de la Fuerza Aérea Argentina.
La nave se estrelló en la isla Borbón, donde en 1994 encontraron restos y se hizo un monolito en honor a los caídos.

Misil SEA DART Buque Lanzador HMS EXETER - Falconier
07 DE JUNIO DE 1982
09:06 HS (L)
MET:CAVOK
Isoterma de cero grado:valores normales para Malvinas
Objetivos: LR-35 F -NARDO 1-NARDO 2- (estelando)
Lugar: a 10 MN de la Boca Norte del Estrecho San Carlos
Misil:SEA DART
Buque Lanzador : HMS EXETER

Su hermano Juan José tenía seis años, Eduardo tenía dos, María de los Angeles uno y María Belén estaba en la panza de su mamá, Claudia.

María Alejandra era y es Mononi, al menos para sus hermanos.
Ñequi fue el apodo de Juan José hasta que cumplió diez años y a todos les pareció bien abandonar el sobrenombre. A ellos su padre les dejó una carta antes de partir a las islas Malvinas, por si le pasaba algo en la guerra de 1982.

De izq. a der Eduardo María de los Angeles María Alejandra y su hijo Franco María Belén y Juan José Foto Maxie Amena

«Le dijo a mamá que había dejado dos sobres, uno para ella y otro para nosotros, por si no volvía. No le dijo dónde los había guardado. Los encontramos después de mucho buscar en un portafolio, en el cuarto donde él dibujaba», reveló María Alejandra.

«Mi papá no pensaba que se iba a morir, pero sabía que eso podía pasar», dice María de los Angeles. «Otros padres quizá no escribieron porque pensaron que no les iba a pasar nada, o no se atrevieron. Debió haber sido muy duro para mi papá escribir eso», reflexiona Eduardo.

La hermana mayor interrumpe a los demás.
Parece tener la necesidad de aclarar algo antes de que la charla continúe: «Decidimos dar a conocer la carta porque pensamos que muchos hijos de muertos en las Malvinas quizás encuentren en ella un mensaje que sus padres hubieran querido dejarles y, por distintas razones, no lo hicieron. Pensamos que también a los chicos ingleses sus padres fallecidos les podrían haber dejado algo similar. Es un mensaje amoroso de un padre a sus hijos».

El mayor Juan José Ramón Falconier, copiloto de uno de los aviones civiles que cumplía con arriesgadas misiones, perdió la vida a los 38 años en la mañana del 7 de junio de 1982, una semana antes de que los generales Jeremy Moore y Mario Benjamín Menéndez, comandante de las fuerzas británicas y gobernador militar de las islas Malvinas, respectivamente, acordaron el alto el fuego y la rendición argentina.

«Casualidad o no, el 7 de junio de este año, cuando se cumplen 20 años de la muerte de mi papá, la Argentina va a jugar con Inglaterra un partido del Mundial», dice, algo enojado, Juan José. Pero su hermana menor, que sólo conoce a su padre por fotos, agrega: «Vamos a estar con una bandera en la mano. Tenemos otra oportunidad para demostrar quiénes somos».

María Alejandra está por terminar la carrera de abogacía, que también estudia Eduardo en la Universidad del Salvador. Juan José cursa cuarto año de Administración de Empresas y María de los Angeles y María Belén cursan Ingeniería Industrial. Todos nacieron en Paraná, la ciudad natal de sus padres, menos Juan José, que nació en Córdoba.

Todos hablan con orgullo de su padre y prefieren no pensar si la guerra que se los quitó fue, o no, un error político del presidente de facto general Leopoldo Fortunato Galtieri.

«A mi papá no le importó si Galtieri se equivocó. Los que fueron allá no tomaron la decisión. Una vez iniciada la guerra, mi papá y muchos otros hicieron lo que pensaron que era su deber: subir al avión y defender a la patria», asegura Eduardo. «Estábamos en desigualdad de condiciones y así y todo hicimos las cosas lo mejor que pudimos. Además, nosotros no iniciamos la guerra, ocupamos pacíficamente las islas, que son nuestras. La empezaron ellos con el hundimiento del Belgrano», agrega su hermano, que estudió en el Liceo Militar y habla como si él hubiera peleado.

falconier 10

«Rescatar los valores»

«No nos importa si fue mala o buena la decisión, pero en su momento el pueblo salió a defenderla. La Argentina representó al desvalido que tiene que hacerse valer frente al poder del imperialismo», razona María de los Angeles. Y María Alejandra acota: «Fue una declaración de libertad a pesar del gobierno militar. Tenemos que rescatar los valores de los que fueron a la guerra; de eso nunca se habla».

María Belén es la más callada. Escucha y, después, confiesa: «Prefiero no pensar qué habría pasado si no hubiera habido guerra. El eligió así. Cuando me pongo medio mal me acuerdo de una frase que una vez me dijo un amigo de él: «Vos te aseguraste de que con esto tu papá se fue al cielo. «El dio la vida por la Patria»».

María de los Angeles agrega: «Yo a veces le hablo al cielo, pero no me quejo por lo que me tocó vivir. El se habría enojado mucho si yo, o alguno de mis hermanos, nos pasáramos el día lamentándonos. Además, mi mamá se volvió a casar y tuvo otros cinco hijos con mi nuevo papá, el vicecomodoro (R) Rafael Alberto González Osterode, que también fue a la guerra y era amigo y del mismo escuadrón que mi papá».

falconier 1

María Alejandra dice que ser la mayor es difícil pero reconoce que tiene sus ventajas. Ella fue dos veces a las Malvinas, en 1995 y 1999. Sus hermanos Juan José y Eduardo fueron una vez y las dos más chicas no conocen el lugar donde peleó y murió su padre.

falconier 2

«Nos gustaría saber dónde está enterrado para poder honrarlo como corresponde, pero no lo sabemos. Dos de los cinco tripulantes del Lear Jet están enterrados en el cementerio de Darwin y otros dos (en realidad, no sabemos si son restos de los otros tres) están desde 1994 en la isla Borbón», cuenta María Alejandra mientras le da el pecho a su hijo de un año, Franco Chiovetta Falconier.

falconier 3

«A mí me gusta que esté enterrado ahí, porque esa tierra es nuestra. Una vez nos preguntaron si queríamos repatriar los restos y nosotros nos preguntamos: ¿Repatriarlos? Si están en suelo patrio», comenta Eduardo.

Juan José vio por última vez a su papá cuando cumplió seis años, el 30 de mayo de 1982. Ese día los dos soplaron juntos las velitas, porque Juan José Ramón Falconier había nacido el 31 de mayo de 1944 y celebró su aniversario un día antes. Después se fue a la guerra. Y ya no volvió.

falconier 4

Cuando María Alejandra se casó hace un año y medio, entró en la Iglesia con su hermano Juan José: «Ese día y cuando nació mi hijo Franco, y mi suegro lloraba de alegría, sentí la falta de papá».

falconier 5

Lo describen como un típico argentino, al que le gustaba andar en moto, tener su auto, salir, ir a pescar con su familia. Dicen que dibujaba muy bien y era especialista en caricaturas. Cuenta que tocaba la guitarra, jugaba pelota vasca y hasta sabía coser a máquina. «Era normal, muy alegre», dice María Alejandra. Y Juan José agrega: «Lo decimos, porque como es militar, la gente piensa que no tenía corazón, que no pensó en sus hijos y se fue a la guerra, pero no es así».

La menor, la más callada, la que nunca vio a su papá, dice: «El nos dejó algo en que creer. Nos dejó una consigna: jugarse por lo que uno realmente piensa».

falconier 11

«Les dejo el apellido para que lo lleven con orgullo»

«A Ñequi y Mononi: su padre no los abandona, simplemente dio su vida por los demás, por ustedes y vuestros hijos… y los que hereden mi Patria.

«Les va faltar mi compañía y mis consejos, pero les dejo la mejor compañía y el más sabio consejo, a Dios: aférrense a Él, sientan que lo aman hasta que les estalle el pecho de alegría, y amen limpiamente, que es la única forma de vivir la «buena vida», y cada vez que luchen para no dejarse tentar, para no alejarse de Él, para no aflojar. Yo estaré junto a ustedes, codo a codo aferrando el amor.

«Sean una «familia», respetando y amando a mamá aunque le vean errores, sean siempre sólo «uno», siempre unidos.

«Les dejo el apellido: Falconier para que lo lleven con orgullo y dignifiquen, no con dinero ni bienes materiales, sino con cultura, con amor, con belleza de las almas limpias, siendo cada vez más hombre y menos «animal» y por sobre todo enfrentando a la vida con la «verdad», asumiendo responsabilidades aunque les «cueste» sufrir sinsabores, o la vida misma.

«Les dejo: -muy poco en el orden material, -un apellido «Falconier», y -a Dios (ante quien todo lo demás no importa)

Papá

PD: para que mis hijos lo lean desde jóvenes y hasta que sean viejos, porque a medida que pasen los años, adquieran experiencia, o tengan hijos, le irán encontrando nuevo y más significado a estas palabras que escribí con amor de padre.»

falconier

 

Por Laura Zommer La Nación

Información Adicional: Biguá – Fotos Museo Nacional de Malvinas

Luis Satini

Las fotos, material de archivo y textos exhibidos en www.3040100.com.ar son propios o han sido autorizados por los autores con mención de los mismos. Por eso advertimos que todo el material a utilizar de www.3040100.com.ar tiene propiedad intelectual, propia o de terceros, solicitando previamente su uso y mencionado los créditos, recordando las disposiciones de la Ley 11723, sus complementarias y modificatorias.
http://www.argra.org.ar/web/asociacion/ley-de-autor.html

Volver atrás

|

Sobre Luis