Premio Eduardo Abella Nazar

El periodismo en las Fuerza Armadas Argentinas, ocup√≥ un lugar muy sencillo a trav√©s de los a√Īos, produci√©ndose un cambio significativo luego del conflicto armado de 1982, por la recuperaci√≥n de las Islas Malvinas e Islas del Atl√°ntico Sur.

A partir de ese momento y hasta la actualidad, un grupo de personas nos dedicamos a mostrar logros de nuestros Soldados y dejar de lado la desmalvinización realizada por una maquinaria diabólica manejada desde el mismo estado argentino.

Ese mismo estado que reprimi√≥ compulsivamente a las FFAA, llev√°ndolas hasta un caos ins√≥lito, con presupuestos m√≠nimos haciendo en muchos casos inoperables sistemas de armas, situaci√≥n √©sta no comprendida por propios y extra√Īos, desmereciendo tambi√©n a los Veteranos de Guerra y llevando a los j√≥venes hasta la muerte, en el caso de los pilotos de la FAA.

En la Rep√ļblica Argentina, durante el mes de junio, m√°s precisamente el 7, se homenajea a los periodistas, se recuerda el primer diario de la etapa de independencia nacional, la Gaceta de Buenos Aires, que naci√≥ en 1810 de la mano de su precursor, Mariano Moreno. En la misma tuvieron activa participaci√≥n importantes personajes de nuestra independencia como Manuel Belgrano y Juan Jos√© Castelli.

En cuanto a nosotros se refiere, la Fuerza A√©rea Argentina celebra cada 1¬ļ de junio el d√≠a del periodista aeron√°utico, producto del primer bolet√≠n mensual del Aeroclub Argentino, que apareci√≥ en 1911, dando comienzo a la difusi√≥n de la actividad a√©rea civil y militar.

Durante los a√Īos 70, la revista Aeroespacio cautivo a miles de j√≥venes y adultos que segu√≠an a una FAA pujante, que peri√≥dicamente incorporaba nuevo material, manteniendo el esp√≠ritu de liderazgo en Am√©rica. Esta publicaci√≥n tuvo sus or√≠genes a partir de 1941, seg√ļn reza en sus archivos.

Pero tal cual mencionaba en p√°rrafos anteriores, la desmalvinizacion y los recortes de presupuestos, hicieron que de a poco la ‚Äútirada‚ÄĚ mensual desapareciera.

La llegada de la Internet hizo cambiar un poco los rumbos, de esta manera colegas periodista y fot√≥grafos, comenzaron la ardua tarea de ‚Äúcontar‚ÄĚ y ‚Äúmostrar‚ÄĚ la realidad de la FAA.

Tambi√©n y espor√°dicamente, en algunos peri√≥dicos de diferentes ciudades, comenzaron a brindar a todo el p√ļblico, los testimonios y haza√Īas de las acciones b√©licas, destacando los actos heroicos y la entrega de camaradas.

La Fuerza Aérea Argentina presenta su página ilustrando y brindando información oficial de sus actos, componentes, material y actuaciones, material recopilado por la Dirección de Estudios Históricos de la institución.

Paralelamente comienza Noticias en vuelo, formando parte de las noticias y con relatos de los eventos que realiza la institución, con coberturas en cada unidad y organismo

Nazar era especialista en novedades de las Fuerzas Armadas y trabajaba para el diario ‚ÄúLa Naci√≥n‚ÄĚ.

El 6 de septiembre de 1957 se encontraba cubriendo un ejercicio de tiro y bombardeo que desarrollaba la Fuerza Aérea en la zona de la Laguna de Mar Chiquita, cuando el avión Calquin que tripulaban junto a Zocchi, se precipitó a tierra y se incendió tras chocar en el aire con una máquina similar que tomaba parte en el operativo.

Los aviones pertenecían a una escuadrilla de la IV Brigada Aérea de Mendoza y se disponían a aterrizar en la pista de Camet luego de cumplir ejercicios de tiro sobre Mar Chiquita.

De esta manera fallece en cumplimiento de su actividad profesional y en su honor, la Sala de Periodistas del Edificio Cóndor, sede central de la FAA, lleva su nombre.

Desde comienzos del a√Īo 2014, el brigadier Alfredo Amaral como secretario general de la FAA, cre√≥ un reconocimiento para destacar la labor en la difusi√≥n period√≠stica en las unidades y organismos de la Instituci√≥n. Esta distinci√≥n lleva el nombre del primer periodista aeron√°utico, ‚ÄúAbella Nazar‚ÄĚ.

El primero de ellos se otorg√≥ por primera vez, al personal de la divisi√≥n de Prensa de la II Brigada A√©rea con asiento en Paran√° y que cumpli√≥ funciones durante el a√Īo 2013.

En esta ocasión, recibieron el premio el suboficial ayudante Daniel Montero; la suboficial auxiliar Romina Trento; la cabo primero Yanina Roth y el personal civil Sergio Otero.

Acto de recordación

En 1999, al cumplirse 42 a√Īos de su muerte, la Fuerza A√©rea Argentina rindi√≥ homenaje al periodista en la plaza de armas de la base de Mar del Plata. La conmemoraci√≥n fue presidida por el jefe de la unidad en esos momentos, el comodoro Rodolfo Savoia, y cont√≥ con la participaci√≥n de la madre de Eduardo, Martha Nazar de Abella Caprile, y seis de sus hermanos, Federico, Daniel, Arturo, Carlos, Cristian y Bartolom√© Abella Nazar, que viajaron especialmente desde Buenos Aires.

Al recordar al ca√≠do, Savoia destac√≥ el coraje del joven Abella Nazar: “Hemos elegido la plaza de armas para realizar este homenaje porque √©se es el caso de este noble periodista, que muri√≥ cuando en el lugar del observador acompa√Īaba al primer teniente Elbo Federico Socchi”.

Reconocimiento

“Muri√≥ cumpliendo con su deber, haciendo lo que quer√≠a, y cuando se recuperaron sus restos, entre ellos estaban las notas que hab√≠a tomado para la cr√≥nica que lamentablemente nunca pudo escribir. Por eso, al recordarlo hoy, tambi√©n hacemos un reconocimiento a la valiosa profesi√≥n del periodista”, expres√≥ el militar.

Posteriormente, el jefe de la unidad, acompa√Īado por la madre de Abella Nazar y de sus hermanos Cristian y Bartolom√©, descubri√≥ una placa conmemorativa al pie del m√°stil de la plaza de armas, lugar en el que se deposit√≥ tambi√©n una ofrenda floral. Asimismo, se incorporaron en el Sal√≥n Hist√≥rico de la base los facs√≠miles de las p√°ginas de los medios de prensa que reflejaron por aquellos d√≠as el tr√°gico suceso.

La Nación

En el 2007 se cumplieron 50 a√Īos de la desaparici√≥n de Eduardo Abella Nazar.

Las crónicas de la época relataron cómo fueron los hechos. El accidente se produjo cuando la escuadrilla de 12 Calquin de ataque y bombardero, de la base El Plumerillo, Mendoza, se aprestaba a descender en el Aeroparque luego de cumplir su misión.

“En tales circunstancias -se escribi√≥ en La Naci√≥n-, al tomar las m√°quinas formaci√≥n escalonada para reconocimiento de pista y aterrizaje, una de ellas roz√≥ a la otra provoc√°ndole la destrucci√≥n de medio plano. Esta m√°quina dio una vuelta de campana y se precipit√≥ a tierra, estallando los tanques de combustible e incendi√°ndose totalmente y falleciendo sus ocupantes: el primer teniente Helvo Federico Zocchi y el enviado especial de La Naci√≥n, Eduardo Abella Nazar.”

La cr√≥nica se√Īalaba que “el otro avi√≥n logr√≥ mantenerse, aunque muy dificultosamente, en vuelo hasta llegar a la altura del aut√≥dromo, sobre el camino a Necochea, donde realiz√≥ un aterrizaje forzoso”.

“La m√°quina toc√≥ suelo con violencia y se fue desplazando a tumbos, perdiendo grandes trozos de su fuselaje, cola y planos, y uno de sus motores se desprendi√≥. Salvaron sus vidas milagrosamente el piloto Capit√°n Ricardo Hawalli y su acompa√Īante, el capit√°n Rub√©n O. Jousset”, conclu√≠a la rese√Īa del hecho.

Eduardo Abella Nazar era el mayor de ocho hermanos e hijo de Eduardo Abella Caprile y de Marta Nazar. Su padre era bisnieto del general Bartolom√© Mitre, periodista y accionista de la Naci√≥n y sobrino de Margarita Abella Caprile, poeta argentina que dirigi√≥ el suplemento literario del diario durante varios a√Īos. Realiz√≥ sus estudios en el Liceo Naval Almirante Brown y en la revista de esa instituci√≥n hizo los primeros ensayos literarios.

Coberturas y misiones

Las notas m√°s recordadas de Eduardo Abella Nazar en La Naci√≥n fueron al regreso de una expedici√≥n oceanogr√°fica por los mares del Sur a bordo del balizador Ushuaia, cuyo objetivo hab√≠a sido recorrer las instalaciones de boyas, balizas y faros que abundan en el litoral patag√≥nico, elementos que deben ser examinados y provistos de combustible una vez por a√Īo.

Al regreso de ese viaje, Abella Nazar partió a su nueva misión periodística: las maniobras aéreas -llamadas Vulcano I- que se desarrollaron en Camet, Mar del Plata.

La tarea consistía en observar el ejercicio desde tierra, pero su afán e ímpetu por contarlas al tiempo de vivir una arriesgada experiencia personal lo llevaron a abordar la aeronave trágica.

Por haber vivido en San Isidro hasta su muerte, en su homenaje hay un proyecto, impulsado por el intendente de San Isidro, Gustavo Posse, de designar con su nombre una calle del partido.

Desde hace muchos a√Īos hay, en la Redacci√≥n de La Nacion, un retrato que recuerda al joven periodista de cuya muerte se cumple medio siglo.

Los I.Ae.-24 Calquín en la Fuerza Aérea

A-50, n¬ļ/serie¬† 050, entregado el 2/8/1949, asignado al G1A el 13/3/1951, destruido tras accidentarse en Mar del Plata, provincia de Buenos Aires, el 6/9/1957, colision√≥ en el aire con el Calqu√≠n A-31, falleciendo su piloto, el 1er Teniente Helvo Federico Zocchi y el periodista del diario La Naci√≥n, Eduardo Abella Nazar que cubr√≠a los ejercicios militares que se estaban desarrollando en la laguna de Mar Chiquita (denominados ejercicios Vulcano I).

Bibliografía: La Nación /Prensa IV Brigada Aérea /Noticias en Vuelo

 

Luis Satini

 

Las fotos, material de archivo y textos exhibidos en www.3040100.com.ar son propios o han sido autorizados por los autores con mención de los mismos. Por eso advertimos que todo el material a utilizar de www.3040100.com.ar tiene propiedad intelectual, propia o de terceros, solicitando previamente su uso y mencionado los créditos, recordando las disposiciones de la Ley 11723, sus complementarias y modificatorias.

http://www.argra.org.ar/web/asociacion/ley-de-autor.html

Volver atrás

|

Sobre Luis