√öltimos minutos en mi tierra, Malvinas

Se cumplen 35 a√Īos que me desped√≠ de Malvinas.

Todos los efectivos habíamos sido trasladados a la zona del Aeropuerto que al ser un istmo y ser bloqueada en su base por los británicos se transformó en una gran prisión donde permanecimos a la buena de Dios, sin cobertura, poca agua potable y algunos alimentos rescatados de apuro.

La desolación era total.

Los soldados, suboficiales y oficiales fueron siendo evacuados al Bah√≠a Para√≠so hasta quedar solo nosotros los 4 integrantes de la Sanidad Aeron√°utica como √ļltimos habitantes (nuestro jefe el Dr. Fernando Espiniella, el Dr. Stvrtecky, el Dr. Benito Fonseca y yo).

La carpa se había destruido y no nos quedó otra que arrinconamos en la ambulancia F350, a la que de a ratos poníamos en marcha para calefaccionarnos .

Así esperamos en ese campo de batalla lleno de cráteres de más de 200 bombas aéreas y miles de proyectiles navales.

La temperatura era bajo 0 y las lloviznas constantes.

El Dr Stvrtecky también nos dejó llamado por los Jefes militares en proceso de rendición para que les obre de intérprete.

Ya entrando la noche siendo los √ļltimos en dejar el aeropuerto, por fin se acordaron de nosotros los m√©dicos, los ingleses nos ordenaron dirigirnos al puerto distante unos 20 km.

No quedaba nadie…

Los 3 tomamos la ambulancia y a poca velocidad fuimos avanzando hasta que nos pararon en un reten de control en donde nos quemaron en una gran fogata todos nuestros enseres y nos despojaron de las 9mm.

Al llegar al puerto donde quedó la F350 nos empujaron literalmente con amenazas de fusiles y mucho nerviosismo hacia un gran ferry que resultó ser el Norland.

Ah√≠ fu√© nuestra √ļltima etapa antes de regresar….

Nos encerraron con llave en un camarote con vidrios pintados de negro y nos alimentaron como para que supervivi√©ramos con pan, una rodaja de queso y leche…

Sin embargo ese buque nos parec√≠a, pese a que nos hab√≠an sacado los colchones de las cuchetas, un 5 estrellas porque ya fr√≠o no pas√°bamos…

A los pocos días nos desembarcaron en Puerto Madryn y de ahí un 707 a Ezeiza.

Así fue cómo volví, con mi rostro tan delgado pues ni si quiera tenia la grasa retroocular, los ojos estaban hundidos y apenas pesabas 72kg distribuidos en tu 1;90 metros de altura.

Lo rescatable de toda esta experiencia de vida es que la amistad ente nosotros oficiales, suboficiales y soldados esta viva al paso del tiempo.

Primer Teniente médico (R) VGM Héctor Daniel Oudkerk

Luis Satini

Las fotos, material de archivo y textos exhibidos en www.3040100.com.ar son propios o han sido autorizados por los autores con mención de los mismos. Por eso advertimos que todo el material a utilizar de www.3040100.com.ar tiene propiedad intelectual, propia o de terceros, solicitando previamente su uso y mencionado los créditos, recordando las disposiciones de la Ley 11723, sus complementarias y modificatorias.
http://www.argra.org.ar/web/asociacion/ley-de-autor.html

Volver atrás

|

Sobre Luis