Un piloto, un destino

Miguel √Āngel Gim√©nez naci√≥ en Paran√° (Entre R√≠os), sus padres eran maestros y desde ni√Īo tuvo acceso a la cultura.

Siempre sinti√≥ atracci√≥n hacia la aeron√°utica; siendo muy ni√Īo construy√≥ un paraca√≠das con restos de lonas hurtadas a su mam√° y en horas de la Solapa, como se llama en la regi√≥n litoral a las horas de la siesta, se tir√≥ de un √°rbol que hab√≠a en la puerta de su casa y qued√≥ colgado de una rama. Pidi√≥ auxilio y su padre lo socorri√≥.

Sin saber leer, Miguel √Āngel pasaba horas mirando los tomos de la Enciclopedia de la Segunda Guerra Mundial adquirida por su padre.

Qué aventuras y locas fantasías le habrán despertado esos libros tan alejados de la literatura infantil. Lo cierto es que pese al fracaso de su primer intento, volvió a construir otros dos paracaídas, suplantando la lona por arpillera.

Junto con un amigo se lanzaron desde la terraza para probar el aterrizaje; esta vez no hubo tanta suerte como en la primera ocasión, ambos resultaron lesionados.

Un piloto, un destino 10

Un día le manifestó a su padre que cuando fuera grande iba a ser cazabombardero; ya empezaba a tejerse la urdimbre de su vida, la trama de su destino.

Curs√≥ la escuela primaria, posteriormente la ense√Īanza secundaria donde se aficion√≥ al deporte, siendo de su preferencia el rugby; su disciplina y un cuerpo privilegiado le permitieron destacarse. Pero el deporte no borr√≥ jam√°s su ansia por la aviaci√≥n.

Ingres√≥ a la Escuela de Aviaci√≥n Militar de C√≥rdoba en 1972; al a√Īo dej√≥ y comenz√≥ a estudiar abogac√≠a en la Universidad Nacional del Litoral.

Curs√≥ un a√Īo, mas comprendi√≥ que no le atra√≠a y que ser√≠a in√ļtil: su vocaci√≥n verdadera era la que se hab√≠a revelado siendo ni√Īo.

Un piloto, un destino 11

Reingresó a la Escuela de Aviación Militar y egresó con el rango de alférez.

Su primer destino fue la II Brigada Aérea de Paraná, luego la IV Brigada Aérea de Mendoza donde aprendió el dominio de los aviones de combate A4C, para ser destinado a la III Brigada Aérea de Reconquista (Santa Fe) en 1981, donde se ejercitó en el manejo de los aviones Pucará.

Pucar√° es un t√©rmino del idioma quichua que significa fort√≠n y refiere a lugares fortificados que pose√≠an los abor√≠genes de Per√ļ, Bolivia y el norte de Argentina y Chile.

El 1¬ļ de abril de 1982. a bordo de su Pucar√°, viaj√≥ al sur del pa√≠s. Al d√≠a siguiente, horas despu√©s de ser recuperadas las Malvinas, llegaba a las islas que conoc√≠a a trav√©s del relato de sus padres y maestros, y a las cuales hab√≠a aprendido a amar y a desear su recuperaci√≥n.

Allí permanecería durante toda la guerra. Los Pucará IA-58 operaban desde Darwin o desde Puerto Argentino; tenían como misión permanente bombardear tanto los desembarcos ingleses como los helicópteros que intentaban penetrar al territorio recuperado, por el estrecho de San Carlos.

Un piloto, un destino 6

Con el correr de los días siguieron arribando nuestros Pucará, los que constituyeron el Escuadrón Aeromóvil Pucará. Se cumplía con ROF (Reconocimientos Ofensivos), de esta manera se familiarizaban con la geografía y topografía de las islas.
El armamento era completo: ca√Īones, ametralladoras y coheteras. Las velocidades y alturas en los ROF estaban estandarizados con el menor riesgo posible: nivel de 15 metros a potencia m√°xima continua a 220 nudos.

Un piloto, un destino 3

Un piloto, un destino 5

Miguel √Āngel Gim√©nez no tard√≥ en entrar en combate; la tarea fue ardua, e inimaginable, la destreza que √©l y sus compa√Īeros desplegaron: deb√≠an volar por horas, casi al ras del mar porque as√≠ imped√≠an que los radares del enemigo los detectaran. As√≠ pod√≠an atacar sorpresivamente los helic√≥pteros de desembarco.

Un piloto, un destino 2

La Misión

El 27 de mayo Miguel √Āngel festej√≥ con sus compa√Īeros el cumplea√Īos n√ļmero 28; deb√≠a haber sido celebrado con anterioridad, pero hubo inconvenientes para hacerlo.

La misma noche del improvisado festejo el teniente Fasani llamó pidiendo que lo fueran a reforzar porque desembarcaban masivamente los ingleses, y Darwin no podía resistir por mucho tiempo.

Un temporal asolaba las islas, era casi imposible enviar el socorro solicitado. Estuvieron esperando que la tormenta amainara pero esto no ocurrió. Entonces decidieron salir, lo hicieron a las 11.45.

Un piloto, un destino 4

El teniente Giménez, jefe de escuadrilla, y el teniente Cimbaro despegaron de Puerto Argentino, no había visibilidad, volaban a ras del mar, dieron todo el rodeo a las Malvinas, y rumbo a Darwin, entraron por el estrecho San Carlos.

La resistencia argentina continuaba pese a la desigualdad de las fuerzas y del armamento. Imprevistamente se rasgó la niebla y ya estaban demasiado cerca de los ingleses.

Se lanzaron en ataque; Gim√©nez, demostrando su bravura dijo: ‚ÄúDejame el insignia a mi‚ÄĚ, y logr√≥ hacer explotar el helic√≥ptero brit√°nico que intentaba desembarcar tropas en la costa. Al otro logr√≥ derribarlo Cimbaro.

Un piloto, un destino 1

El fuego y las esquirlas del avi√≥n que explot√≥ por la certera punter√≠a de Miguel √Āngel hac√≠an peligrar la nave propia; √©l tir√≥ de los comandos y empez√≥ a ascender, inmerso en la niebla. Enseguida se comunic√≥ con Cimbaro quien ten√≠a problemas en el instrumental, pidi√©ndole tambi√©n que le diera rumbo.

Durante el vuelo de retorno, el teniente Gim√©nez se estrell√≥ accidentalmente en la ladera suroeste del Monte Azul, de la isla Gran Malvina, y permaneci√≥ por cuatro a√Īos en esa tumba ignorada en la que yac√≠a un hombre que ofreci√≥ su vida en aras del honor de la Patria.

Cimbaro regresó ileso y dispuesto a continuar la lucha.

Testimonio del “Chino” Cimbaro

Fue la segunda misión que hice el 28 May. A las 11:30 como numeral del Ten. Giménez, despegué desde la BAM Malvinas. Poco después avistamos un par de helicópteros enemigos; eran dos Scout con rumbo convergente a nuestra sección respecto a nuestro propio rumbo 020.
De inmediato Giménez consultó a la BAM Cóndor si circulaban helicópteros propios en ese sector.

El operador le contest√≥ a los gritos: ‚ÄĒ¬°Negativo! ¬°Negativo! ¬°Derr√≠benlos!

Nos fuimos acercando a los blancos; cuando nos descubrieron se separaron; uno rompió hacia el este y el otro hacia el oeste.
Yo ataco el que escapa hacia el oeste.
Gim√©nez es el que primero obtiene posici√≥n de tiro y abre fuego; cuando estaba maniobrando en procura de mi objetivo vi de reojo explosiones y humo; inmediatamente despu√©s escuch√© a Gim√©nez que gritaba muy exaltado: ‚ÄĒ¬°Lo derrib√©!… ¬°Lo derrib√©!
A todo esto yo continuaba combatiendo; tres veces el Scout efectuó maniobras evasivas violentas que me complicaron la puntería.
A la tercera vez, a pesar de que me cambió el viraje, decidí dispararle cohetes; no podía pasarme todo el día persiguiéndolo.
Le apunté un poco más adelante y disparé; como el helicóptero volaba rasante la onda expansiva de la explosión de los cohetes contra el suelo lo desestabilizó, cayó a tierra y quedó volcado. Cuando lo sobrevuelo en escape veo que algunos sobrevivientes lo abandonaban.

Un piloto, un destino 8

“Hacia la eternidad”

El 29 de mayo de 1982, Isa√≠as Gim√©nez, padre del piloto Miguel √Āngel, recibi√≥ la noticia de que su hijo estaba desaparecido.

Siempre mantuvo la esperanza de que estuviera con vida, desaparecido en las islas y prisionero de los ingleses, ya que no se había encontrado el cadáver.

Un piloto, un destino 20

Un piloto, un destino 7

Cuando se anunci√≥ p√ļblicamente, el 29 de agosto de 1986, que se hab√≠an encontrado en Malvinas, junto al cerro Monta√Īa Azul los restos de un avi√≥n Pucar√° y su piloto, el padre tuvo la certeza de que su hijo hab√≠a sido hallado, certeza que luego fue confirmada, dando as√≠ fin a la b√ļsqueda desde el mismo d√≠a que escuch√≥ “sepa que si usted ha perdido a su hijo, la Fuerza A√©rea a perdido un H√©roe”.

Un piloto, un destino 19 Un piloto, un destino 18 Un piloto, un destino 17 Un piloto, un destino 16

Al cabo de trámites interminables logró que Inglaterra le permitiera visitar las Islas Malvinas y dar cristiana sepultura a su vástago.

Un piloto, un destino 15

Un piloto, un destino 14

Un piloto, un destino 13

√Čl y su hija Carolina fueron los primeros argentinos que pudieron ir luego de la Guerra del Atl√°ntico Sur, uno de los nombres con que se designa al combate entre nuestro pa√≠s y el Reino Unido.

As√≠, en el cementerio de Darwin, junto a otros compatriotas descansa Miguel √Āngel Gim√©nez, bajo una constelaci√≥n de cruces que testifican la presencia de los gloriosos ca√≠dos, coronados con el laurel inmortal que se otorga a los h√©roes.

Zunilda Ceresole de Espinaco

Un piloto, un destino 12

Dos helicópteros enemigos fuera de combate

Los FM IA-58 Pucar√°¬† (‚ÄúFortaleza‚ÄĚ en quechua), son aviones de creaci√≥n argentina, el 28 de mayo volaron los del Grupo 3 de¬†Ataque que fueron enviados a¬†brindar apoyo a¬†las tropas argentinas del RI¬†127 que estaban peleando contra el¬†2¬ļ Batall√≥n de Paracaidistas¬†en¬†el¬†√°rea de¬†Darwin y Pradera del Ganso.

Dos de¬†estos aviones Pucar√°, tripulados por los Tenientes¬†Miguel √Āngel ‚ÄúSombra‚ÄĚ Gim√©nez¬†(l√≠der, N¬ļ 1) y¬†Teniente Roberto¬†“Chino” Cimbaro¬†(numeral N¬ļ¬†2) despegaron del aeropuerto de¬†Puerto Argentino a¬†las 10:30 horas¬†y, tras un¬†vuelo con mal clima bajo una espesa capa de¬†nubes y¬†con mala visibilidad, alcanzaron la¬†zona de¬†Camilla Creek a¬†las 10:55 horas. Entonces¬†divisaron a¬†dos helic√≥pteros brit√°nicos que se¬†estaban dirigiendo hacia una zona de¬†aterrizaje donde otros aparatos similares estaban descargando provisiones o¬†evacuando heridos, cerca de¬†Darwin.

El teniente ‚ÄúSombra‚ÄĚ Gim√©nez llega con su Pucar√° y ve la situaci√≥n, le asign√≥ uno de los blancos al teniente Roberto “Chino” Cimbaro. Haciendo un vuelo rasante, Gim√©nez vol√≥ sobre las l√≠neas inglesas pr√≥ximas a¬†Pradera del Ganso o Goose Green, y¬†dispar√≥ dando de lleno con sus cohetes¬†en¬†el¬†primer helic√≥ptero, un¬†Westland¬†Scout,¬†explotando el¬†mismo en¬†el¬†aire.

El segundo helicóptero fue tocado por los cohetes de Cimbaro, desplomándose a tierra.

La¬†victoria de¬†Miguel √Āngel Gim√©nez, qui√©n¬†volaba el¬†IA-58 Pucar√° matr√≠cula A-537, es¬†la¬†√ļnica confirmada por los brit√°nicos:¬†su¬†v√≠ctima fue el¬†Scout XT629/DR del 3 CBAS (3rd Command Brigade Air Squadron) del Army Air Corp brit√°nico, cuyo piloto el¬†teniente Lieutenant Richard Nunn falleci√≥ pero el copiloto Sargeant Belcher pudo sobrevivir muy mal herido.

El¬†helic√≥ptero abatido por el¬†Teniente Cimbaro fue un¬†Scout MK.1 del 3¬ļ CBAS /B FLIGHT de los Royal Marines con cohetes para ataque aire-tierra, pero aunque el¬†relato del “Chino” no¬†deja lugar a¬†dudas que este fue totalmente destruido, los brit√°nicos niegan haber sufrido p√©rdidas adicionales ese d√≠a.

Después de finalizar con éxito su misión, ambos pilotos regresaron a Puerto Argentino por distintas rutas de vuelo con la intención de dificultar una intercepción de cualquier posible Sea Harrier presente en la zona.

Desafortunadamente, el mal clima le jugó una mala pasada a Giménez, quien se estrelló accidentalmente contra la Blue Mountain o Cerro Azul, en la isla Soledad durante el vuelo de retorno. Los restos de su avión y su cuerpo fueron descubiertos en 1986. Cimbaro, por el contrario, regresó sin problemas aterrizando a las 12.30 horas y rápidamente informó de las victorias obtenidas por él y Giménez.

De esta batalla surgi√≥ tambi√©n una nueva capacidad del avi√≥n de contrainsurgencia Pucar√°, la de “cazador de helic√≥pteros”.

Un piloto, un destino 9

Luis Satini

Las fotos, material de archivo y textos exhibidos en www.3040100.com.ar son propios o han sido autorizados por los autores con mención de los mismos. Por eso advertimos que todo el material a utilizar de www.3040100.com.ar tiene propiedad intelectual, propia o de terceros, solicitando previamente su uso y mencionado los créditos, recordando las disposiciones de la Ley 11723, sus complementarias y modificatorias.
http://www.argra.org.ar/web/asociacion/ley-de-autor.html

Volver atrás

|

Sobre Luis