Una picada y devolución de gentileza

Era una fría, pero soleada mañana de mayo de 1982, nos encontrábamos los integrantes del Escuadrón Lear Jet de la Segunda Brigada Aérea, en el casino de oficiales de Comodoro Rivadavia, mirando televisión, otros en animadas charlas, en la sala destinada a tal fin.

El Vicecomodoro De La Colina (cariñosamente Petete) llegó al lugar desde la pista, como había aterrizado un F 27 de F.A.A. fue a saludar a su compañero que era el Comandante de Aeronave.

Venía con un bol de color blanco, de mediano tamaño y como siempre con una sonrisa a flor de labios, esto mando mi esposa Leticia, así que lo comparto con ustedes, por supuesto paso de mano en mano eran unos riquísimos bombones caseros que ella y sus hijos habían preparado para su esposo y padre.

La verdad estaban riquísimos y nos tentamos comiéndolos casi todos, cuando le llego el pote de nuevo a sus manos, creo que no había más de cinco y algún chistoso había colocado un papelito con un escrito que decía: “Señor muy ricos, dígale a Leticia que mande más” no dijo nada, no se enojó, ya nos conocía. Continuamos mirando televisión y charlando alegremente, a la hora de almorzar fuimos como siempre todos juntos y nos sentamos en una mesa larga del comedor.

Una picada y devolución de gentileza 2

Paso el tiempo entre chistes, risas y comentarios, finalizado el almuerzo cada uno se dirigió a su lugar de trabajo, o a compartir momentos con su personal de a bordo, en una palabra a tomar mate con ellos.

Entrada la tarde nuevamente nos reunimos, como lo solíamos hacer, en la sala de TV. Llego, el Petete, y nos dijo: “Señores a las 19 hs los espero para compartir una picada”.

Todos pensamos una suculenta picada con bebida y gratis, bienvenida sea, a esa hora estuvimos todos en el lugar. Se había tomado el trabajo de preparar todo, armoniosamente distribuido, quesos, salames, bondiolas, pan, aceitunas, escabeches, buenos vinos, wiskis y otras bebidas espirituosas.

Animadamente compartimos tamaña invitación. No quedo nada, todos satisfechos y contentos por el excelente momento pasado. Finalizada la picada, Petete nos dijo: “Señores el postre se los debo porque ya se lo comieron, eran los bombones de Leticia, además les agradezco la contribución prestada, esto lo pusieron ustedes y se los agradezco de todo corazón, allí terminó su dicho”.

Todos nos miramos azorados, no entendíamos nada. Claro, siguiendo nuestro chiste se había tomado el trabajo de recorrer nuestros aposentos y recolectar todo lo enviado por nuestras esposas y lo adquirido en el free shop, armando esa fabulosa picada. Nos dimos cuenta cuando fuimos en busca de nuestras provisiones. Esa noche en la cena le agradecimos el momento compartido, la buena disposición puesta de manifiesto, diciendo: “Grande Pa, sos un Genio, todo un Señor Jefe”, creemos que acuso recibo, se sintió tocado por el cariño y respeto de sus Subalternos.

ESTE SEÑOR FUE NUESTRO JEFE DE GRUPO CAIDO EN COMBATE.

Verdaderamente un gran camarada, compañero y amigo en situaciones límites. Su Nombre RODOLFO M. DE LA COLINA Vcom. V.G.M Fuerza Aérea Argentina. Jefe de Grupo Lear Jet en Combate.

Una picada y devolución de gentileza 1

Comodoro (RE) VGM  Antonio Florentino Buira

Luis Satini

Las fotos, material de archivo y textos exhibidos en www.3040100.com.ar son propios o han sido autorizados por los autores con mención de los mismos. Por eso advertimos que todo el material a utilizar de www.3040100.com.ar tiene propiedad intelectual, propia o de terceros, solicitando previamente su uso y mencionado los créditos, recordando las disposiciones de la Ley 11723, sus complementarias y modificatorias.
http://www.argra.org.ar/web/asociacion/ley-de-autor.html

Volver atrás

|

Sobre Luis