“A dos minutos del blanco”

Relata: Capitán Varela (Piloto de A–4B Skkyhawk)

blanco 24

Día: 13 de Junio de 1982

blanco 0

Escuadrilla “Nene”: Capitán Zelaya, Teniente Gelardi, Teniente Cervera y Alférez Dellepiane.

Escuadrilla “Chispa”: Capitán Varela, Teniente Roca, Teniente Mayor y Alférez Moroni.

blanco 11

blanco 13

Cuando llegó la orden de misión solicité que me cambiaran el punto de reabastecimiento, pues llegaba con muy poco combustible. Accedieron, pese a que se temía que pudiesen interceptarnos.

En el reabastecedor se volvió el Capitán Zelaya porque al desacoplar le entró combustible a la turbina, produciéndole sobre temperatura.

blanco 1

En el reabastecimiento se notó la experiencia acumulada en todas las misiones anteriores, ya que se hizo en poco tiempo y sin hablar ni una palabra.

Yo tenía un avión sin pintar, el único, al que le decíamos “El Tordillo”, por lo que resultó fácil formar a mis Numerales.

blanco C-222 A4B SKYHAWK

blanco 18

En el rasante sobre el mar encontramos lluvia, perdiéndose a veces de vista mi avión, pero no su estela sobre el agua, de acuerdo a lo expresado posteriormente por el Teniente Cervera.

Entramos por el noreste, sobre la península de San Luis, encontrando en seguida a un helicóptero Sea King inglés, al que le pasé muy cerca. Mi blanco era el Puesto de Comando inglés, en la parte noreste de la ladera de los cerros conocidos como “Dos Hermanas”.

blanco 12

Sobre el terreno navegamos a muy baja altura.

Mi hora de ataque era a las 12:15.

A las 12:13 horas me preguntó el operador del radar Malvinas si había alguien en la frecuencia, contestándole yo solo con mi indicativo “Chispa”. Inmediatamente me dijo:

– “¡¡¡Atento Chispa, tiene una patrulla de Harrier al este de Puerto Argentino, a unas 15 millas; otra al norte de la entrada a la Bahía de la Maravilla; una tercera al sur de Argentino a la altura de Bahía Agradable y una última al norte de la entrada del Estrecho San Carlos!!!”.

blanco 16

La situación no podía ser más tétrica. Tuve un segundo de indecisión, pensando que quizás muchos de los que comandaba podrían no regresar si continuaba, pero luego pensé que un piloto de combate no puede volverse a dos minutos del blanco y seguí hacia el objetivo, mientras le solicitaba al radarista que me mantuviera informado.

Me dijo que no me tenía en pantalla debido a mi poca altura, lo que me tranquilizó porque al enemigo también le resultaría difícil detectarme.

Se ve que sus observadores adelantados eran efectivos, porque dos de estas patrullas pusieron rumbo hacia nosotros.

Unos 30 segundos antes del blanco, me hizo aumentar mi concentración un soldado inglés que asomó sobre una loma caminando distraídamente el que, al vernos, quedó tan sorprendido que no se movió. Podría decir que vi claramente su cara de sorpresa.

blanco 5

Del otro lado de la elevación, observé una especie de campamento color verde, armazones de radar y helicópteros estacionados.

Aparentemente estaban muy tranquilos y nadie los molestaba.

Los puse dentro de mi mira y arrojé mis bombas, mientras ordenaba hacer lo mismo a mis Numerales.

A la salida, con viraje hacia el sur sureste, me crucé con un Sea King que me disparó, no pudiendo repeler su agresión debido a que tenía otra misión.

En ese momento escuchaba por auriculares a los integrantes de ambas Escuadrillas que comentaban la variedad de misiles y proyectiles con que nos tiraban.

Sentí una fuerte explosión y vi un resplandor junto a mi avión, mientras simultáneamente escuchaba al Teniente Roca que me gritaba que me eyectara, pues me habían alcanzado.

Cambié mi viraje de izquierda a derecha, sintiendo como mi avión se sacudía notablemente.

El Teniente Mayor dijo:

– “¡Señor, acaba de explotar un misil entre su avión y el mío!…”

Frente a mí se cruzó otro helicóptero Sea King, al que intenté tirarle, pero en ese momento observé que la temperatura del motor del avión estaba muy por encima del límite máximo, mientras producía ruidos anormales por lo que reduje la potencia para mantenerla controlada y eyecté mis cargas externas.

El resto de la Escuadrilla, al ver que se iban mis tanques y bomberas, eyectaron también las suyas, debido a mi error de no notificar la causa, pero dentro de todo no vino tan mal, ya que debíamos hacer mucho rasante para evitar las patrullas enemigas.

Ordené silencio de radio y que cada uno realizara su escape por donde creyera más conveniente, para dividir el esfuerzo de los interceptores.

Yo decidí cruzar las islas por el medio hacia el oeste, pasando muy cerca de Bahía San Carlos, (siguiéndome el Teniente Roca) pues pensaba que si me tenía que eyectar estaría sobre tierra.

Pasé muy cerca de una fragata que se encontraba al norte.

blanco 9

En la Gran Malvina estaba ya con 93% de potencia. El Alférez Dellepiane salió al aire diciéndome:

– ”¡Me quedan sólo 1.500 libras de combustible, pues me agujerearon el tanque!…” (es el combustible con que un alumno debe dirigirse al aterrizaje).

blanco 10

Le dije que se tranquilizara y siguiera rasante hasta tener 1.300 libras. Si aún no había pasado el Estrecho San Carlos, que buscara un lugar en la Isla y se eyectara.

Poco tiempo después lo volví a escuchar pidiendo ayuda, por lo que le repetí que se tranquilizara, que iba a llegar y que no se preocupara.

blanco 8

Lo que no sabía era si iba a llegar yo con mi emergencia.

Escuché por mi radio al operador de Malvinas, que me decía:

– “¡Adelante “Chispa”, tenga fe que la Virgen está de nuestro lado!.”

Eso me decidió a seguir.

A partir de allí y sobre el agua, dos veces tuve grandes oscilaciones de revoluciones y percibí sacudidas en el avión que me hicieron pensar en regresar a las islas para eyectarme, pero gracias a Dios no lo hice.

Nivelé a unos 12.000 metros, con 83% de potencia y 630° de temperatura (en el límite máximo).

blanco 7

Cuando aterrice, el motor se engranó, vale decir que quedó trabada la turbina, mientras que los alabes estaban derretidos y gastados, reducidos a menos de la mitad de su tamaño.

Evidentemente a mi avión lo condujo la Virgen, ya que jamás podría haber volado casi 700 kilómetros en esas condiciones.

blanco 25

Fuente: “Con Dios en el alma y un halcón en el corazón” de Pablo M. Carballo

 

Homenaje al “Trucha” Varela y a su amigo el “Tordillo”

La mañana del 15 de agosto de 2014, la plataforma principal del Área de Material Río IV –ubicada en Las Higueras en Río Cuarto, provincia de Córdoba- se vistió de fiesta para realizar una ceremonia conmemorativa al 70 aniversario de su creación, y homenajear al capitán (R) “VGM” Carlos Varela.

blanco 23

El acto fue presidido por el jefe de Estado Mayor General de la Fuerza Aérea Argentina, brigadier general “VGM” Mario Miguel Callejo, acompañado por el subsecretario de Planeamiento para la asistencia en emergencias del Ministerio de Defensa, Gustavo Caranta; el subjefe del Estado Mayor Conjunto de las Fuerzas Armadas, brigadier mayor “VGM” Arturo Infante; el comandante de Adiestramiento y Alistamiento, brigadier mayor “VGM” Mario Roca; el inspector general, brigadier mayor “VGM” Ernesto Paris; jefe de la Guarnición Área Río IV, comodoro Ricardo Turbay; brigadieres, comodoros en actividad y situación se retiro; veteranos de la Guerra de Malvinas, representantes del Ejército y Armada argentinos, personal militar superior y subalterno, personal civil e invitados especiales.

blanco 26

El jefe del Grupo Mantenimiento del Área Material Río IV, comodoro Julio Ayut, realizó una alocución referente a la presentación del restaurado avión A4 B matrícula C222 denominado “El Tordillo” el cual participó en el Conflicto del Atlántico Sur y se realizaron innumerables misiones exitosas.

blanco 22

“Este avión lleva sobre su fuselaje el nombre de los nueve héroes de la V Brigada Aérea caídos en Malvinas como un testimonio de que nunca olvidaremos su sacrificio para con todos nosotros. El Tordillo es historia y leyenda: cuando se hable de Malvinas, siempre alguien recordará a este A4”, concluyó el comodoro.

blanco 19

A continuación, el capitán (R) “VGM” Carlos Varela –piloto de la última misión de El Tordillo- y los restauradores, pertenecientes al Área de Material Río IV, descubrieron la remodelada aeronave, ubicada en la plataforma para la ocasión. Para culminar esta presentación, dos aeronaves A4-AR de la V Brigada Aérea sobrevolaron el cielo.

blanco 20

Luego, el brigadier mayor Roca, también partícipe de la última misión del A4 B, entregó al capitán (R) Varela una maqueta recordatoria del avión y una medalla a modo de homenaje.

blanco 21 roca

Luis Satini

Las fotos, material de archivo y textos exhibidos en www.3040100.com.ar son propios o han sido autorizados por los autores con mención de los mismos. Por eso advertimos que todo el material a utilizar de www.3040100.com.ar tiene propiedad intelectual, propia o de terceros, solicitando previamente su uso y mencionado los créditos, recordando las disposiciones de la Ley 11723, sus complementarias y modificatorias.
http://www.argra.org.ar/web/asociacion/ley-de-autor.html

Volver atrás

|