Adiós al TC-60

El Hércules C-130B de la I Brigada Aérea, matrícula TC-60, voló por última vez desde El Palomar hasta la Base Aérea de Morón, donde quedará expuesto al público en el Museo Nacional de Aeronáutica.
El 14 de septiembre la Base Aérea de Morón recibió al TC-60 en lo que fue su último aterrizaje, tras cumplir 22.000 horas de vuelo acumuladas entre su primer operador (la USAF) y la FAA, donde fue incorporado a principios de la década del ’90.
La aeronave fue saludada en la plataforma de Morón por un nutrido público que le brindó un último adiós, antes de pasar a integrar el Museo Nacional de Aeronáutica (MNA).El titular de la I Brigada Aérea, comodoro Mario Aubone, y el de la Base Aérea de Morón, comodoro Juan José Janer, encabezaron la ceremonia de despedida. “Como piloto y titular de la I Brigada, me produce un sentimiento de mucha nostalgia ya que es uno de los mejores que ha estado volando”, sostuvo el comodoro Aubone.

Con la misma sensación, el comodoro Janer señaló “por un lado, la alegría de poder preservar un avión histórico, en un lugar tan prestigioso como es el museo; y por otro, la tristeza de perder una máquina tan noble que ha prestado servicios tan importantes en la Fuerza Aérea”.

La tripulación de este último vuelo estuvo integrada por el mayor Daniel Máspero, los 1° tenientes Ezequiel Torrero y Pablo Nuñez, los suboficiales auxiliares Esteban Luna y Jorge Jiménez, y el cabo principal Diego Bogué.

“Son muchas las vivencias y satisfacciones vividas durante todo este tiempo. Realmente es un gran avión, que permite hacer muchas tareas operativas, desde un vuelo logístico antártico hasta un reabastecimiento en vuelo de combustible a un avión de combate”, explicó el mayor Máspero, jefe del Escuadrón I C-130 Hércules y piloto de la aeronave desde el año 2000.

Nostálgico y con los ojos húmedos, el suboficial principal Raúl Vicente, auxiliar de carga del Hércules, expresó que “he tenido el honor de volar este sistema de armas desde 1991. Tuve la suerte de brindar ayuda humanitaria en los países hermanos de Venezuela y Perú, y aunque me perdí fechas importantes con mi familia, pasé los mejores momentos en este avión”. Y continúa: “Es muy triste para un tripulante tener que dejar un avión en el museo, pero a la vez me siento orgulloso de haber estado durante el último vuelo del TC -60″.

El TC-60 será preservado en el Museo Nacional de Aeronáutico, pero algunas de sus piezas van a ser recuperadas como repuestos de los aviones que aún están en servicio.
Fuente: Noticias en vuelo. Fuerza Aérea Argentina.

Las fotos, material de archivo y textos exhibidos en www.3040100.com.ar son propios o han sido autorizados por los autores con mención de los mismos. Por eso advertimos que todo el material a utilizar de www.3040100.com.ar tiene propiedad intelectual, propia o de terceros, solicitando previamente su uso y mencionado los créditos, recordando las disposiciones de la Ley 11723, sus complementarias y modificatorias.
http://www.argra.org.ar/web/asociacion/ley-de-autor.html

Volver atrás

|

Etiquetas: