BAM Malvinas responsabilidad de la FAA

La Odisea del Aeropuerto

En la guerra de las Malvinas existi√≥ un factor que result√≥ clave durante toda la campa√Īa. Desde el mismo d√≠a del desembarco argentino, el 2 de abril, hasta las √ļltimas instancias de combate, en la noche del 13 al 14 de junio. Fue clave porque su existencia permiti√≥ llevar al archipi√©lago suministros vitales y evacuar heridos graves. Fue clave porque los brit√°nicos lo hicieron blanco de miles de proyectiles. Fue clave porque mantuvo un contacto vital con el continente. Durante 74 d√≠as, el aer√≥dromo de Puerto Argentino, oficialmente denominado Base A√©rea Militar “Malvinas”, cumpli√≥ su papel con eficiencia, sin descansos y sin desfallecer. Tampoco faltaron los actos de hero√≠smo.

A pocas horas de producido el desembarco en Malvinas, mas precisamente a las 8 de la ma√Īana del 2 de abril, la Fuerza A√©reaArgentina designa al entonces comodoro H√©ctor Luis Destri como jefe de la que habr√≠a de convertirse en Base A√©rea Militar. Su misi√≥n: organizar el montaje de la aerostaci√≥n. Sus medios: dos compa√Ī√≠as reforzadas de soldados, artiller√≠a antia√©rea, aviones biturboh√©lices de ataque IA-58 Pucar√° y los elementos de servicios necesarios. En cuatro d√≠as deber√≠a planificar todo lo relativo a la misi√≥n encomendada y el d√≠a 6 de abril se trasladar√≠a a las islas, de las que no regresar√≠a sino hasta tres meses despu√©s y como prisionero de guerra.

Preparativos para la guerra

La BAM vivi√≥ dos per√≠odos claramente diferenciados. El primero arranca el 2 de abril mismo y se extiende hasta el √ļltimo d√≠a del mes. Fue un lapso de preparativos para la guerra que se avecinaba. El segundo se inicia con el comienzo de las hostilidades el 1 de mayo y reci√©n terminar√≠a¬†45 d√≠as despu√©s con el √ļltimo disparo.

En ese primer mes de actividadla Basese preparó para recibir un puente aéreo intenso, casi permanente. La intensidad del tráfico la demuestra el hecho de que en algunos momentos se atendían cinco aviones simultáneamente: tres en plataforma (lo máximo que admitía), uno en cabecera listo para despegar y otro aterrizando.

Durante ese periodo tambi√©n se mejoraron las instalaciones, dentro de los l√≠mites impuestos por las especiales caracter√≠sticas del terreno. As√≠ la plataforma, que med√≠a alrededor de 30 x 30 metros, fu√© llevada a 60 x 60 m. e incluso se agregaron50 metrosal extremo de la pista para al menos evitar que, si alg√ļn avi√≥n al aterrizar se iba de largo, no chocara en seguida con el terreno abrupto y se rompiera.

Una prolongación mayor, recuerda el brigadier Destri, significaba una tarea titánica, prácticamente imposible de hacer debido a la falta de elementos y de tiempo (a los británicos, después de la guerra, les llevó meses y millones de dólares ampliar el aeródromo).

De todas maneras, la pista fu√© descartada para que desde ella operaran aviones de combate del tipo Mirage o¬† Skyhawk , porque, al carecer de un aer√≥dromo de alternativa, en el caso de que resultara inutilizada en el transcurso de una salida, los cazas no tendr√≠an donde volver. “Era como un portaaviones, ejemplific√≥ Destri; destruido el portaaviones, los aviones van al agua.”

El caso del Pucará era diferente, porque en 600 metros (la mitad de la extensiónde la pista) puede aterrizar y además es capaz de operar prácticamente en cualquier terreno despejado.

La unidad de construcciones dela BAM fue tambi√©n la encargada, ya en el periodo de combate, de reparar permanentemente la pista y de mantenerla despejada. La “construcci√≥n” de los cr√°teres simulados, que confundieron a los brit√°nicos haci√©ndoles suponer que la pista estaba inutilizada, cuando tenia un solo impacto que no imped√≠a su utilizaci√≥n, fue obra asimismo de esa unidad, que lo tap√≥ y enseguida, por indicaci√≥n del jefe dela Base, hicieron otros dos semejantes.

La unidad debi√≥ construir refugios, defensas y enmascaramientos. As√≠, en el puesto de sanidad armaron un peque√Īo quir√≥fano de emergencia a partir de un contenedor que fu√© enterrado en una lomada, dejando libre s√≥lo la puerta de acceso y cuyo interior fue blanqueado para darle cierta esterilizaci√≥n.

Operatividad permanente

En concreto, la Base nunca dej√≥ de estar operativa, a partir del 2 de abril y hasta la noche del 13 al 14 de junio. Ya el d√≠a 14, el aer√≥dromo estaba bajo el alcance de los obuses de campa√Īa brit√°nicos, y no s√≥lo del ca√Īoneo naval o de aviaci√≥n. E1 tiro directo de ‘la artiller√≠a enemiga resultaba muy dif√≠cil de neutralizar por lo que toda resistencia ulterior hubiera sido in√ļtil.

El √ļnico ataque que afect√≥ directamente a la pista fue el del 1 de mayo, aunque no la dej√≥ fuera de servicio, y a partir de ah√≠, ante la amenaza del cerco de artiller√≠a antia√©rea argentina, los Harrier literalmente tiraban bombas donde pod√≠an y la cinta asf√°ltica nunca m√°s fue tocada.

Durante uno de los ataques con bombas ‚ÄúDurandal‚Ä̬† (especialmente destinadas para destrozar pistas), el reguero pas√≥ a muy pocos metros de la pista y uno de los artefactos se enterr√≥ justo en el borde. En este caso la falla de punter√≠a se puede atribuir a que los atacantes se dejaron tentar por el blanco quepresentaban varios aviones en tierra, que en realidad ya estaban fuera de servicio y hab√≠an sido puestos como se√Īuelo. As√≠, cuando quisieron volver sobre la pista para bombardearla, no les alcanz√≥ el espacio para maniobrar y fallaron.

“En realidad, reflexiona el brigadier Destri, no s√© c√≥mo han podido errar esos impactos a toda una pista de 1.200 metros, cuando nuestros pilotos les pegaban a las fragatas, que eran diez veces m√°s chicas. Yo le atribuir√≠a¬† al poco deseo de arriesgarse o mucho nerviosismo al atacar, porque ellos ven√≠an a ‚Äúhacer un paseo‚ÄĚ y nunca pensaron tener tantas bajas.”

Despu√©s se supo tambi√©n que la gente de la Base siempre intent√≥ exagerar los da√Īos sufridos (en realidad, la noticia de que !a pista era operable la dieron en su momento las radios argentinas, cuando los defensores de la BAM Malvinas hubieran preferido informar que estaba destruida). Incluso unas columnas de fuego que fueron captadas por la televisi√≥n argentina poco despu√©s del bombardeo del 1 de mayo fueron avivadas por la gente de la Fuerza A√©rea para exagerar los da√Īos.

Aterrizajes con Rayo laser

Como con el correr de los d√≠as y la intensificaci√≥n del combate las operaciones diurnas en el aeropuerto se tornaban m√°s dif√≠ciles, se comenz√≥ a realizar abastecimientos nocturnos, con las consiguientes desventajas de tener que aterrizar pr√°cticamente sin iluminaci√≥n, porque las balizas de las pistas s√≥lo se encend√≠an a √ļltimo momento y el tiempo imprescindible para que los aviones tocaran tierra.

Para ayudar a los pesados C-130 H√©rcules, el aer√≥dromo cont√≥ con un “fusil” de rayo l√°ser desarrollado por el Instituto de Investigaciones Cient√≠ficas y T√©cnicas de las Fuerzas Armadas (CITEFA). Consist√≠a en un emisor de l√°ser totalmente port√°til¬† del tama√Īo aproximado de un rifle, que proyectaba un rayo bastante intenso con un alcance de tres o cuatro kil√≥metros. Desde la cabecera de pista se apuntaba al avi√≥n que ven√≠a aproxim√°ndose, cuyo piloto ten√≠a as√≠ una referencia precisa de d√≥nde estaba ubicado el centro de la pista. El ingenioso artefacto fue probado la primera noche, con √©xito, por el propio comodoro Destri.

El temor y el heroísmo

Toda la gente que se desempe√Ī√≥ en la Base A√©rea Malvinas respondi√≥ en un ciento por ciento, seg√ļn el testimonio coincidente de quienes fueron sus jefes.

El comportamiento de todos, oficiales, suboficiales y soldados, fue reiteradamente descripto como valiente y estoico. Sobresali√≥ la actitud de varios suboficiales mayores, ya por los 45 a√Īos de edad, a los que pr√°cticamente fue imposible disuadir de que salieran a efectuar reparaciones -habitualmente en l√≠neas de comunicaci√≥n o en el balizamiento de la pista-, a pesar del riesgo que implicaba hacerlo durante los bombardeos.

Las anécdotas y actos de heroísmo no fueron pocos. Uno de los episodios tuvo lugar durante los primeros bombardeos de los  Vulcan y fue testimoniado por el propio jefe de !a Base. Un cabo destacado en el Puesto Comando no pudo dominar el pánico y quedó literalmente paralizado. Relevado del servicio, volvió al día siguiente y pidió permiso para volver a trabajar en ese lugar de tanto peligro. Pidió disculpas por no haberse podido controlar e insistió en volver a su puesto de trabajo porque quería probarse a si mismo que podía soportar la tensión de un ataque. En el siguiente bombardeo se mantuvo firme, sin flaquear.

Durante¬†el ataque del 1 de mayo, un capit√°n dela Fuerza A√©reaque estaba en la torre de vuelo del aeropuerto result√≥ herido en la espalda, por lo que la √ļnica forma de moverlo era en una camilla. As√≠ fue bajado y cuando se acercaba la ambulancia para evacuarlo, se produjo, era alrededor de las 7.30, el ataque de los Harrier. Todos corren a los refugios, menos el enfermero, quien cubre al herido con su cuerpo, y le dice: “Qu√©dese tranquilo, se√Īor, yo lo voy a proteger”.

El final de la batalla

Ya con el final muy cerca, desde el aeródromo se podía apreciar que las fuerzas británicas  cerraban inexorablemente el cerco sobre Puerto Argentino. En la base aérea se reforzaron las posiciones defensivas y se alistaron inclusive para llegar al combate cuerpo a cuerpo.

De los aviones Pucar√° fuera de servicio se extrajeron ametralladoras y ca√Īones, que fueron colocados sobre afustes improvisados para ser empleados en tiro de superficie. Hasta se lleg√≥ a preparar un ingenioso dispositivo para disparar con las coheteras de los IA-58 desde tierca. Pero la batalla final se libr√≥ del otro lado de la capital de las islas y as√≠ termin√≥ todo.

La Base A√©rea Militar Malvinas hab√≠a concretado 1.533 operaciones a√©reas -con un solo accidente leve, un F-28 que se sali√≥ de pista tras aterrizar con viento cruzado-, durante las que se descargaron 6.500 toneladas de suministros y equipos, se trasladaron 9.800 pasajeros y se evacuaron 264 heridos. Durante los 45 d√≠as de combate sufri√≥ el impacto de 51 bombas de 500kg, 140 de 250kg y 16 del tipo “rompepistas” Durandal o Condiv, adem√°s de 1.200 proyectiles de artiller√≠a naval.

Al comenzar las hostilidades hab√≠a enla Base 1.100 hombres y se registr√≥ un total de cinco muertos y 18 heridos, mientras que los brit√°nicos perdieron siete aviones Harrier en sus intentos de inutilizar el aer√≥dromo. La √ļltima operaci√≥n a√©rea desde el aeropuerto se concret√≥ el 13 de junio alas 20 horas, cuando un C- 130 H√©rcules despeg√≥ hacia el continente.

Las fotos, material de archivo y textos exhibidos en www.3040100.com.ar son propios o han sido autorizados por los autores con mención de los mismos. Por eso advertimos que todo el material a utilizar de www.3040100.com.ar tiene propiedad intelectual, propia o de terceros, solicitando previamente su uso y mencionado los créditos, recordando las disposiciones de la Ley 11723, sus complementarias y modificatorias.
http://www.argra.org.ar/web/asociacion/ley-de-autor.html

Volver atrás

|