Camino a la inmortalidad

El 2 de abril nos sacudió y nos alegró enormemente, la mayoría se enteró por los medios y otros cuando llegamos a la VI Brigada.

1 camino

Un tenso “ambiente” tra√≠amos desde la ciudad, ya hab√≠amos escuchado las noticias, solo faltaba escuchar la palabra “oficial”, esa que vendr√≠a de nuestro Jefe de Brigada o de nuestro Jefe de Grupo, Comodoro Pedro Mart√≠nez.

Mucha era la ansiedad, hasta que a las siete y media de la ma√Īana. Nuestro Jefe de Escuadr√≥n, por intermedio del suboficial mayor, nos ordena formar haciendo una “U”, de pronto de su Falc√≥n blanco baja el Jefe de Grupo, previo saludo, nos comunica‚Ķ

‚ÄúSe√Īores, como es de conocimiento p√ļblico, en las primeras horas de la madrugada, nuestras Fuerzas Armadas, han recuperado las Islas Malvinas, es por lo tanto un deber de la superioridad, hacerles saber que, a partir de este momento, nuestra Naci√≥n, se encuentra en estado de Guerra con la Gran Breta√Īa, los insto a estar preparados y listos para cualquier despliegue que se deba realizar, nuestros horarios tendr√°n inicio, pero no final, se realizaran todos los aprestos para “oscurecimiento” y guardias reforzadas… ¬ŅAlguna pregunta…?……¬°Bien!, los Se√Īores Jefes y Encargados hacer retirar al personal y reunirse conmigo en mi despacho…

As√≠ comenzaba el 2 de Abril de 1982 para todos nosotros, nos miramos, sin saber si re√≠rnos de alegr√≠a, o poner cara de preocupaci√≥n…

Una nueva jornada comienza, es 3 de abril, la novedad para todos los que estamos en Tandil es que, durante la noche se escuch√≥ la sirena del Diario Nueva Era, ubicado frente a la Plaza Independencia, ese ulular de todos los fines de a√Īo, hoy se transformaba en un aviso de apag√≥n general en la ciudad.

Dentro la Base, Ratti y Antonietti, se dirigen al aula – oficina, para seguir el curso “acelerado” de familiarizaci√≥n con los “Dagger”. Demierre, lleg√≥ a Tandil en Enero volando A4C, con muchas horas y siendo Jefe de Escuadr√≥n, no bien comenzado el conflicto, pidi√≥ volver por su experiencia al sistema A4, pero se lo denegaron, aludiendo “necesidad” de pilotos para Mirage. Muy pronto se agregar√≠a, el “Lobo” Musso volviendo de Aerol√≠neas, y contra reloj trabajaban el Villar, Puga, y Dellepiane.

Los mec√°nicos realizan por la calle de rodaje, la prueba de frenos en dos Dagger, trabajo fundamental para las pistas que han de utilizar.

El 4 de abril el Comodoro Tomás Rodríguez, recibió instrucciones para alistar los aviones hacia tierras patagónicas,

Es el segundo día del desembarco en Malvinas, nosotros no tenemos mucha información de cómo se están viviendo estas horas en las islas, pero aquí tenemos un fuerte control de todo lo que entra y sale de la Unidad por seguridad.

Se ven los preparativos de los carros de despliegues, mayor cantidad de vuelos, con rumbos diferentes, por mi parte me hago de tiempo y entr√≥ a la oficina de mi amigo Mario Guzm√°n y lo sorprendo con un fuerte‚Ķ buen d√≠a!, hay mate?, “no me dejaron tomar un solo “verde” hoy, estamos de reuni√≥n en reuni√≥n, dale Mario!, todav√≠a los “Brisch”, no llegaron…

Este joven muchacho muy gentil y divertido tambi√©n est√° preocupado, se le puede ver en su rostro, me dice como para cortar el aire‚Ķ, como va todo “Volpi”?… le contesto, y que quer√©s que te diga, estamos a full, estudiando, metidos en el aula, hay que meterle horas, se van a llevar una sorpresa estos “gringos”, le pego los primeros sorbos al mate y no terminaba nunca por eso le digo… ¬°Che Mario no seas “rat√≥n” ponele m√°s yerba, ¬Ņquer√©s que te traiga del bar del Grupo A√©reo?, con cara de asombro Guzm√°n sonr√≠e y solo atina a decir, “lo que pasa que me agarraste por sorpresa,…”, le contesto entre risas para distendernos un poco‚Ķ ‚Äúviste as√≠ somos los cazadores‚ÄĚ…

Le pregunto por su deporte favorito, el v√≥ley‚Ķ vos como and√°s,?”, respondi√©ndome “bien trabajando en Santa Ana, aunque ahora con esto de que no tenemos horario, se complica un poco…”, mi respuesta es tranquilizadora‚Ķ si claro, pero todo va a ir bien, acordate, no se la van a llevar de arriba…

De pronto, por los parlantes del Grupo se escucha…Teneinte Volponi tel√©fono, salgo al trote diciendo ¬°huy debe ser mi esposa que me est√° llamando!, “Ya vuelvo Marito, y ri√©ndome le digo, mantenela “calentita”, Mario me responde “Chau Volpi”, y dejando el mate sobre el escritorio me observa‚Ķ sin saberlo ‚ÄúMarito‚ÄĚ hab√≠a estado “mateando y charlando por √ļltima vez conmigo.

2 camino

Es el tercer d√≠a, de “pisar” Malvinas por nuestras tropas, aqui entramos a las 06:45, absolutamente controlado la iluminaci√≥n, los veh√≠culos de la Brigada tienen tapado las luces bajas y altas, y se debe transitar muy lentamente y con luz de posici√≥n.

3 camino

Este 5 de abril, presiento un fuerte movimiento para el d√≠a de hoy, entro sin saberlo por √ļltima vez a la Brigada, llego al ‚ÄúFijo A‚ÄĚ, es temprano, todav√≠a est√° oscuro, un reflector ilumina mi cara y pareciera atravesar mi coupe Chevy desde el capot hasta el asiento trasero, al verme los soldados levantan la barrera y el suboficial que est√° a cargo sale por el costado, junta sus tacos y me saluda con la venia, con mi ventanilla baja le digo ‚Äúdos‚ÄĚ, me dice…”se√Īor nos dieron la orden de avisar a todos, que deben tapar todas las ventanas y/o vestigios de luz hacia afuera, mi pulgar hacia arriba le da tranquilidad y prosigo mi camino hasta el Casino de Oficiales.

4 camino

A medida que circulo veo el pasto recién cortado, se ve que los colimbas hicieron un buen trabajo, el Gloster en la rotonda se confunde con la neblina, la rodeo lentamente, voy mirando todo con cierta melancolía, sé que mi despliegue será hoy y a decir verdad no sé cuándo volveré a transitar estas calles, que lo he hecho una y otra vez, durante muchos días de mi vida, pero nunca me llamó la atención y que ahora esta acción tan sencilla, me parece relevante.

Sigo a la izquierda, y sobre la derecha veo los juegos y la pileta donde muchas veces nos sentamos a charlar con Marita, de nuestro futuro, de nuestros hijos, seguro en ese tobog√°n celeste y blanco jugar√° Soledad, y adem√°s Ricardo que seg√ļn los m√©dicos viene en camino.

5 camino

Paso por el frente del Casino, hay estacionados varios autom√≥viles particulares y tambi√©n veh√≠culos de la Fuerza A√©rea, giro a la derecha y estaciono detr√°s. Del ba√ļl del auto, retiro mi bolso, ingreso por la puerta que queda pegadita a la cocina, y me deja en mi habitaci√≥n que queda rumbo a la sala de juego, en su puerta est√° el 14, lo observo, giro el picaporte e ingreso.

Abro una de las dos puertas que tiene mi placard, dejo mi ropa reci√©n planchada en los estantes y retiro la de fajina, me siento en mi cama, de esta manera puedo colocar mis borcegu√≠es m√°s f√°cil, me quedo un rato m√°s que todos los d√≠as, observo y observo, busco en las paredes la fuerza necesaria para salir y en la cabecera est√° el crucifijo de madera, en √©l ‚Äúclavo‚ÄĚ mi vista, arreglo mi pistolera, ajusto mi cintur√≥n y me dispongo a salir, paso por el ba√Īo y acomodo me cabello, lo veo un poco largo para mi gusto.

16 camino

Salgo al pasillo, me abrazo con Bean y Bernhardt que también van para el comedor, pasamos frente a los casilleros de correspondencia, observo y no tengo nada para mí, llego, me siento y el murmullo invade el salón, detrás mío está el hermoso cuadro de Ezequiel Martínez de los Mirage y me pregunto… sabremos que hacer llegado el momento?, estaremos a la altura de las circunstancias? Y mientras le coloco manteca a mi tostada y le digo gracias al soldado que me sirve el café, se me escapa la sonrisa sabiendo como los vamos a cagar a palos si se atreven a venir…

6 camino

Desayuno y comparto ideas con mis camaradas de la mesa, una mesa para 6 pero solo somos cuatro, termino mi caf√© con leche, me incorporo, saludo a todos con una broma, con mi mano derecha aplano mis bigotes y salgo por la entrada principal, de inmediato un colimba se acerca con la F100, me subo, me saluda respetuoso y otra broma sale para √©l, que lo veo como nervioso y solo mira para adelante, ‚Äúla pr√≥xima que vengas, que sea una chiva, sino no subo‚ÄĚ

19 camino

Dos cuadras me separan nuevamente de la rotonda, el soldado lo hace con precaución, solo con las luces de posición, ya que la neblina reinante es densa, aunque estamos acostumbrados a que así sea en Tandil.

18 camino

Hacemos la rotonda, levanto mi vista y miro nuevamente el Gloster gris metalizado, mientras salimos de la misma y comenzamos a transitar la larga recta que nos lleva al Grupo Aéreo, observo a mi izquierda, a un costado del camino, un espacio verde y que con el tiempo se volverá un Bosque sagrado, de frente viene el Mercedes 1112 con cierta velocidad y dentro de él tres Suboficiales con cara de preocupados.

7 camino

Pasamos por delante del hangar del Grupo T√©cnico, los hombres parecen multiplicarse, y los √ļltimos aprestos nos indican que nuestra participaci√≥n es inminente.

9 camino

Desciendo, camino para la entrada del sector del Grupo Aéreo, para allí también están Mir González, Dimeglio, Román, Valente, Moreno, Robles, Janett, Bean, Ardiles y Aguirre Faget, que llegaban con maletas y bolsos.

10 camino

De la oficina del Comodoro Tom√°s Rodr√≠guez salen “apresurados Napole√≥n Mart√≠nez y Guillermo Cimatti, que le grita al “flaco” Maffei, ¬°Nos juntamos todos en el aula en 5 minutos avis√°!.

Me tomo unos segundos para m√≠, la hermana de Mario Guzm√°n, Cristina prepara los mejores mates, por lo que voy y me acobacho en su oficina, estaba por el segundo verde cuando escucho que alguien quiere entrar, le trabo la puerta con mi borcegu√≠ y luego de dos intentos, le abro muerto de risa diciendo‚Ķ”¬ŅQu√© hace usted ac√° si es del t√©cnico? “vengo a tomar unos mates, ¬Ņpor no se puede?”, era Mario que ven√≠a a saludar a su hermana, “si es as√≠ pase, pase, nom√°s yo ya tome los m√≠os, ya que los ‚Äúdel t√©cnico‚ÄĚ no me “invitan‚Ķ y as√≠ sal√≠ para la reuni√≥n.

17 camino

Mientras caminaba a paso firme puede ver una “interminable” l√≠nea de Dagger, estaba siendo alistada y nosotros, los pilotos √≠bamos a la reuni√≥n de vuelo, por lo que el despliegue era inminente.

11 camino

Poco despu√©s de media ma√Īana, y en un silencio absoluto, salimos del Grupo, era un “silencio” muy raro, caminamos por la calle que debe tener unos 150 metros, giro mi cabeza a la izquierda y con ella haciendo un movimiento pendular saludo al personal del Servicio contra incendio y prosigo a la primera l√≠nea.

Todos sab√≠amos “√≠ntimamente” que nos est√°bamos despidiendo de amigos, a los cuales muchos ya no ver√≠amos m√°s.

14 camino

Subo a mi Dagger, desde mi asiento y mientras me ato, puedo ver hacia el sector de la “casita de techo rojo”, una l√≠nea de aviones jam√°s vista o puede que la circunstancia, as√≠ me lo hace ver, debajo y entre cada avi√≥n, un “enjambre” humano, los √ļltimos preparativos y en silencio,…. motores en marcha, cabinas abiertas, viseras oscuras en los blancos cascos franceses bajas, detr√°s los ojos de mis camaradas pilotos me daban m√°s fuerzas aun, porque sab√≠amos que en el aire √©ramos imbatibles y era nuestro lugar.

13 camino

Levanto apenas mi mano enguantada para saludar a mecánicos, técnicos, personal civil y muchos otros que nos despedían, marchábamos a la guerra.

Comenzamos los √ļltimos aprestos, motores que rugen, los “Dagger” quieren irse, quieren estar ya en el aire, bajo mi cabina, chequeo finales, 7000 rpm, frenos, orden del mec√°nico y a cabecera, de uno vamos saliendo.

Vuelvo a mirar hacia abajo, en sus caras se entremezclan alegr√≠a y tristeza, levanto mi “pulgar”, en tierra todo era silencio, minutos despu√©s, desde la cabecera que da espaldas a la ciudad, con mucho peso, tanques suplementarios y bombas, “comi√©ndome” toda la pista despego‚Ķdetr√°s m√≠o el Capit√°n Dimeglio, y otro, y otro y el otro y el…, as√≠ fuimos dejando el cielo de Tandil para ver el cielo de Malvinas, muchos no volver√≠amos, pero con nosotros llevamos esa imagen que jam√°s se nos borrar√°.

Luego de 12 d√≠as de intenso entrenamiento y reuniones, de c√≥mo atacar la flota que se aproxima en constante amenaza, llego nuevamente a Tandil, veo el gran trabajo que est√° haciendo “dispersi√≥n”, trasladando un avi√≥n a pulso debajo de los √°rboles, entre el Grupo T√©cnico y Paraca√≠das, de hecho record√© la idea de mover permanentemente a los aviones.

8 camino

Todav√≠a est√° muy oscuro, para mi sorpresa y la de todos, desplazan del puesto fijo al fondo un “Dagger” biplaza por la calle principal, algunas “balizas” de kerosene tratan de marcarlo, el soldado que me lleva en la camioneta transita por la banquina lentamente. Llegando a los hangares 3 y 4 vemos otro Dagger monoplaza en la calle, y lo mismo cerca del Servicio Contra Incendio, todo a su alrededor parece una “boca de lobo” por la oscuridad.

12 camino

Solo estoy unos minutos en mi querida VI Brigada A√©rea, mi comunicaci√≥n previa desde el sur, me entrega una nueva posibilidad de ver a Marita, quien me ve llegar y nos confundimos en un abrazo interminable, charlamos y jugu√© con Soledad unos minutos, not√© como hab√≠a crecido mi hija en esos d√≠as y tambi√©n vi ‚Äúla panza‚ÄĚ de 2 meses, donde Ricardito esperaba por nacer. Esta vez ni siquiera tengo tiempo de compartir los ricos y famosos mates con los Guzm√°n, subo a mi Dagger y comienzo mi “re despliegue” de uno de los Escuadrones m√°s famosos de la historia de la aviaci√≥n mundial, “Las Avutardas Salvajes”, all√≠ comenzar√≠a otra historia, pero ustedes ya la saben y saben de mi final….

Luis Satini

Colaboración. Mario Guzmán РMaría Inés Rico

 

Rese√Īa del despliegue

El 25 de abril de 1982 se constituyeron 2 Escuadrones aerom√≥viles, El I Escuadr√≥n Aerom√≥vil ‚ÄúAvutardas Salvajes‚ÄĚ en la Base A√©rea Militar R√≠o Grande a 690 Km. de Malvinas a √≥rdenes del Mayor Carlos Mart√≠nez e integrado por los Capitanes Cimatti, Maffeis, Mir Gonz√°lez, Rhode, Janett, Moreno, Robles, los Primeros Tenientes Ratti, Luna, Gabari, Ardiles, Antonietti, y los tenientes Bernhardt, Bean, y Volponi. El Escuadr√≥n dispon√≠a de 10 a 12 Dagger y operaron con 3 tanques pendulares de 1300 Lts y con bombas inglesas de cola lisa de 1000 y 500 libras con paraca√≠das de frenado de origen espa√Īol.

 

El recuerdo de su amigo Mario…

Llega al Grupo A√©reo, ¬°¬°¬°‚ÄĚQue B√°rbaro‚Ķcomo suena esta cupe, como me acuerdo del viejo, fierrero y de los buenos, si se habr√° comido rutas y rutas, rivales que eran amigos, que despu√©s se juntaban en casa con un asado de por medio‚Ķ ¬°¬°¬°Como camina esta ‚Äújoyita‚ÄĚ, parece un Dagger, jajaja, 8 minutitos a la city… jaja, si se entera la ‚ÄúPantera‚ÄĚ (Comodoro Rodr√≠guez), me da de Baja, jaja, Huyyyyyyyyy casi me paso de largo, giro a la izquierda, la puta que manera de haber autos, se viene se viene ¬°¬°¬°¬°uijaaaaaaa!!!,¬°Hola pibe, buen d√≠a!!!…

‚Äú!!Hola Jorge, ¬ŅLo viste a Mario?, listo voy para boliche‚Ķ!!! (Patea la puerta en forma de broma), ¬°¬°¬°que no hay mate en este boliche, jajaja!!!, ‚ÄúHola Volpi le contesto, ¬ŅC√≥mo andamos?‚ÄĚ, ¬°Bien, va medio ‚Äúansioso‚ÄĚ, pero es nuestro laburo, dale, dale, pone la ‚Äútonta‚ÄĚ que tengo formaci√≥n y despu√©s nos reunimos en el aula, te dec√≠a este es nuestro trabajo, pero yo te digo, el mejor laburo del mundo es el de fot√≥grafo de modelos, minas, guita, viajes y te rascas como loco, jajaja, ese si es un laburo ‚Äúpiola‚ÄĚ, pero bueno este es el nuestro.

¬°huyyyyyyy! La puta me quem√© ‚Äúloco‚ÄĚ, lo que pasa es que te lo tomaste de golpe, para, para un cachito loco jajaja‚ÄĚ, ¬ŅQu√© hora ten√©s Mario?, las 06:50‚Ķ‚Ä̬°Me voy sino me hacen bosta, no la dejes enfriar, ya vengo‚Ķchau, chau!‚Ä̂ĶAh√≠ vi alejarse a un hombre que de manera llamativa estaba rodeado de una luz, todo su cuerpo, o al menos as√≠ lo vi yo, era la de un futuro H√©roe.

Pasaron unas horas, y entr√≥ como queriendo impresionar, ¬°¬°¬°‚ÄúEpaaaaaaaaaaaa‚ÄĚ!!! me dice‚Ķ que caca ¬Ņno‚Ķ?, bueno, sigamos con lo nuestro‚Ķ ¬°¬°¬°El mate!!!. ¬ŅSabes?, el martes pasado, cuando salimos con el ‚ÄúPollo‚ÄĚ y el ‚ÄúToe‚ÄĚ, para una navegaci√≥n, le ped√≠ a C√©sar, romper, y pasarle por la casa de la ‚Äúvieja‚ÄĚ, como siempre escuche el Ok, con cuidado… y no sabes, ‚Äúloco‚ÄĚ, lo que fue, lo que fue!!, a la tarde la llame y me dijo‚Ķ ¬°¬°Hijo que susto nos diste, pero que lindo fue, ya todo el pueblo te ‚Äúespera‚ÄĚ, jajaja‚Ķ.¬Ņte imaginas el quilombo, las gallinas todo buen√≠simo, jaja,

Ahora est√° bueno el mate che, ¬Ņvos bien?‚Ä̂Ķ.‚ÄĚsi, si todo bien con el voleibol y las clases‚ÄĚ, ‚ÄĚMarito, el voleibol no es medio ‚Äúmarcha atr√°s‚ÄĚ, ¬°ojo!, con todo respeto, se tocan las manos con cada tanto, jajaja, es una joda, jajaja,

¬ŅHablaron algo de los Ingleses?, ‚ÄĚSi los vamos hacer pomada a los gringos estos, estaba viendo las prestaciones de los Harrier en el bar, son jodidos, pero no infalibles, con lo que tienen, no se la van a llevar de arriba, pero claro me parece que los yanquis les van a dar una mano, y ah√≠ no s√©, pero no me calienta, yo estoy seguro de lo que aprend√≠ hasta ahora.

Cambi√° la yerba, que en unos 40 o 50 mates m√°s, me tengo que ir jajaja… nooo, es una joda‚Ķ, vos sabes hoy cuando baje de la cupe, sent√≠ como un viento muy fuerte en la cara, y no hab√≠a una puta gota de viento, ¬Ņno s√© ,muy raro, mientras cerraba despacio la puerta y le met√≠a llave…

En un rato creo que volvemos a reunirnos con el Jefe de Brigada, me dec√≠a mientras se tocaba permanentemente ese rulo rebelde que le ca√≠a, no se quedaba quieto m√°s de 2 o 3 minutos‚Ķ de repente me dice… tengo una baranda en el buzo, ¬Ņsabes lo que pasa? es que largo mucha adrenalina, en cada vuelo y lo ‚Äúchivo‚ÄĚ todo, jajaja (A cada rato su risa se transformaba en trompeta en la oficina), par√° ya vengo, voy al ba√Īo, y empiezo a ponerme el equipo, me vengo para ac√° un rato m√°s, as√≠ no me rompen las pelotas antes de la reuni√≥n, seguro que de ah√≠ salimos… ya vengo, manten√©mela ‚Äúcalentita‚ÄĚ a la ‚Äúguacha‚ÄĚ, jajaja… y se fue, esta vez parec√≠a un ‚Äúchico‚ÄĚ corriendo.

Segu√≠ con lo m√≠o, mientras me re√≠a de algunas cosas charladas con Ricardo. No tuve noci√≥n del tiempo, solo que esta vez, llego m√°s ‚Äútranqui‚ÄĚ, con el Anti ‚ÄúG‚ÄĚ puesto y el casco, Blanco (mezcla de Israel√≠ y franc√©s), ‚ÄĚbueno ahora s√≠, me tomo los √ļltimos ya me eche un ‚Äúclorito‚ÄĚ, y no puedo tomar tanto liquido si salimos…, que ¬°¬°¬°¬°hijos de puta estos jud√≠os, mira lo que pesa este casco, mira, mira!!!…‚Ä̬°huy si!‚ÄĚ.

De repente… Teniente Volponi, reunirse en el Bar‚Ķ (Altavoces del Grupo), Bueee, se termin√≥ la Joda, jajaja…

Marito, te dejo, ya nos veremos, seguro no me van a ‚Äúcagar‚ÄĚ f√°cil estos piratas, adem√°s Mario, se viene un Volponi nuevo y lo quiero disfrutar, te doy un abrazo y nos vemos, acordate, ¬°¬°¬°nos vemos!!!… chau viejito, y ojo con los de v√≥ley‚Ķ para m√≠ se la comen, jajaja, tom√≥ con la mano izquierda el casco, se dio vuelta y con la mano derecha, donde ten√≠a los guantes, me saludo desde la puerta‚Ķ

Ah√≠ me di cuenta, que ya el ‚ÄúVolpi‚ÄĚ, mi AMIGO, ten√≠a ALAS EN SU CUERPO‚Ķ.y DIOS LO ESPERABA.

PD: No menos de 8 veces nos juntamos a tomar café en un bar llamado Liverpool (Tandil), donde me comentaba sus expectativas y proyectos de su futuro.

Su idea de viajar al exterior, su esposa, de c√≥mo lo ‚Äúodiaban‚ÄĚ los “Menducos” (Mendocinos), por haberse llevado a una hermosa mujer, sino ‚Äúla m√°s‚ÄĚ, como dec√≠a √©l, de su Padre como preparador, corredor y los ‚Äútoquecitos‚ÄĚ a su Chevy‚Ķ y finalmente, lo feliz que se sent√≠a de volar el Dagger, como lo dec√≠a ‚ÄúLo M√°s‚ÄĚ.

15 camino

Mario Guzm√°n en Honor y Homenaje a su eterno Amigo del Alma…. “El Lince”

Para quienes lean esta publicación:

Esta historia que ilustra de alguna manera, la √ļltima vez que Volponi estuvo en Tandil, creo ser√° el final de una serie de editoriales realizadas para recrear sus momentos en esta vida.

La intenci√≥n de las mismas fue, traer en la poblaci√≥n de Tres Arroyos y en los lectores del mundo por medio de la web, nuevamente a nuestro H√©roe en su dimensi√≥n, que en las calles se vuelva hablar del ‚ÄúVolpi‚ÄĚ, que los mayores lo recuerden, que los j√≥venes lo conozcan.

Ahora el honrar al H√©roe nacional, est√° en manos de los pol√≠ticos de nuestro municipio que todav√≠a no entendieron la dimensi√≥n que esta Ley Nacional tiene, que desconocen el sitio que le corresponde en nuestro almanaque, ser√≠a importante que alg√ļn concejal estudiara el tema y presentara un asueto administrativo – escolar, de mediod√≠a, as√≠ se puede acompa√Īar el acto en el monumento, y digo estudiara, porque no creo en las malas intenciones, pero si en la ignorancia de que significa entregar la vida por la patria.

A La Voz del Pueblo, gracias por siempre, y a los lectores, que acerquen sus vivencias personales al diario, tal vez el próximo 23 de mayo podamos ilustrar otra historia de un argentino que muchos quieren quede en el olvido.

 

Luis Satini – Director 3040100

Luis Satini

Las fotos, material de archivo y textos exhibidos en www.3040100.com.ar son propios o han sido autorizados por los autores con mención de los mismos. Por eso advertimos que todo el material a utilizar de www.3040100.com.ar tiene propiedad intelectual, propia o de terceros, solicitando previamente su uso y mencionado los créditos, recordando las disposiciones de la Ley 11723, sus complementarias y modificatorias.
http://www.argra.org.ar/web/asociacion/ley-de-autor.html

Volver atrás

|