Cincuenta agujeros

De las misiones que volé durante la guerra la más importante a mi juicio fue la que llevamos a cabo el día 28 de Mayo, por entonces teníamos solo tres aviones en servicio, de los cuales dos habían arribado el día anterior.

9 50

Ese d√≠a llego la orden de prepararnos para atacar objetivos terrestres en la zona de Darwin, la primera escuadrilla con el indicativo de ‚ÄúNahuel‚ÄĚ compuesta por el Cap. Roberto Vila (A-537), el Tte. Roberto Cimbaro (A-532) y el 1¬į Tte. Hugo Argara√Īaz (A-533), despeg√≥ a las 8:00 y retorn√≥ luego de atacar con √©xito las posiciones enemigas una hora m√°s tarde.

0 50

El A-537 quedo fuera de servicio por los m√ļltiples impactos recibidos, por lo que mientras comenzaban con las reparaciones imprescindibles, tomamos los dos aviones restantes y nos preparamos para salir junto con el Tte. Tadeo Russo bajo el indicativo ‚ÄúBagre‚ÄĚ para nuestra secci√≥n

En ese momento cuando pongo en marcha mi avi√≥n, el A-533, siento una sensaci√≥n muy particular, como una opresi√≥n en el pecho por lo que respire hondo un par de veces y finalmente suelto los frenos y salgo, eran las 9:20, detr√°s m√≠o sali√≥ el Tte. Russo en el A-532, las condiciones meteorol√≥gicas eran muy malas como para cerrarse en cualquier momento, los aviones estaban configurados con cuatro coheteras LAU-61 con 19 cohetes de 70mm cada uno y full munici√≥n para los dos ca√Īones de 20mm (270 proyectiles c/u) y las cuatro ametralladoras de 7,62mm (900 proyectiles c/u), ten√≠amos la llave que conecta el armamento puesta para ganar tiempo en el momento del combate, teniendo que seleccionar solamente entre ca√Ī√≥n o ametralladoras, el resto era l√≠nea caliente.

11 50

Inicio un viraje por derecha y voy siguiendo la costa hacia Darwin, volábamos rasante y en un momento me doy cuenta que estaba demasiado bajo, por lo que decido elevarme un poco para evitar que, por la acción de alguna ráfaga de viento termine impactando contra el agua.
Así a dos o tres metros sobre el agua seguimos la navegación favorecidos por el conocimiento muy profundo que teníamos de la orografía de Malvinas, esto lo habíamos logrado durante los días previos al inicio de las acciones donde habíamos volado mucho y marcado los puntos más importantes del terreno.

6 50

Mi numeral venia en formaci√≥n abierta a mi derecha, enseguida vimos la entrada al canal y continuamos rasante viendo a lo lejos las edificaciones y las barraca grande que nos serv√≠a para ocultarnos, la idea era venir por debajo de esa barraca y levantar a √ļltimo momento, y ah√≠ a la derecha de la pista ten√≠amos la informaci√≥n que estaban las tropas Inglesas.

14 50

12 50

El techo era muy bajo, no más de 30 metros, había mucha neblina, lo que sumado al incendio de la escuela de madera, contribuía a reducir la visibilidad, cuando levanto para entrar sobre el área, veo las tropas enemigas desparramadas por todo el campo que se sorprenden, nuestra entrada a baja altura los había tomado desprevenidos ya que no nos habían sentido entrar, probablemente porque el viento en contra había ayudado a nuestra discreción tapando el ruido de nuestros aviones.

10 50

En ese instante vi la casa del ‚Äúmanagment‚ÄĚ de Darwin, donde sab√≠a que viv√≠a una familia, en ese momento mis pensamientos pasaron por tirar directamente a la casa o tirar a la tropa, en un instante pas√≥ por mi mente esa familia, que eran civiles, y decid√≠ tirar sobre las tropas.

Si hubiese tirado sobre la casa, estoy seguro que habría alcanzado a la plana mayor Inglesa, luego supe que a la familia la habían evacuado, pero son decisiones que se toman en el momento y lo que podría haber pasado es otra historia.

Entonces inicie la corrida, tire con cohetes ‚Äúpedaleando‚ÄĚ el tim√≥n de direcci√≥n para tratar de ampliar el √°rea a batir y alcanzar una dispersi√≥n mayor.

7 50
Empecé a virar para hacer una nueva pasada, recuerdo perfectamente el uniforme verde muy oscuro de los soldados cuando pase sobre ellos se dieron vuelta y se quedaron parados sin atinar a nada, también recuerdo claramente sus expresiones ya que yo estaba pasando a muy baja altura.

Para esa misi√≥n estaba en contacto con uno de nuestros hombres, que serv√≠a de observador avanzado, el 1¬į Tte. Fassani, que desde una posici√≥n en tierra gui√≥ nuestros ataques, me indic√≥ los lugares hacia d√≥nde tirar y luego de la √ļltima pasada, que hice tirando con los ca√Īones de 20mm.

Escuche a Russo que me dice que me estaban tirando y que el todav√≠a no hab√≠a ‚Äúentrado‚ÄĚ, siento un impacto sobre el motor izquierdo, pero sigui√≥ funcionando, y en ese momento paso sobre la posici√≥n de Fassani que me saluda y yo respondo levantando mi pu√Īo derecho, en ese momento escucho a Russo que me dice que se hab√≠a superpuesto sobre el blanco y que me segu√≠an tirando, me indic√≥ que realice un 360 sobre el canal por el costado derecho para evitar el fuego proveniente de tierra y entonces inicie la corrida de tiro, inmediatamente iniciamos los dos el regreso por el mismo camino aterrizando en Puerto Argentino a las 10:20 con el nerviosismo propio de haber cumplido una misi√≥n de combate de esas caracter√≠sticas.

8 50

Mi avi√≥n quedo fuera de servicio por los m√ļltiples impactos recibidos, contamos m√°s de cincuenta en el fuselaje y en las alas, pero lo hab√≠an afectado fundamentalmente los recibidos en el motor izquierdo, m√°s all√° del resultado efectivo de nuestra misi√≥n, para las fuerzas Inglesas la acci√≥n de nuestros aviones fue muy importante porque autom√°ticamente despu√©s de nuestra incursi√≥n desplegaron dos helic√≥pteros ligeros para cubrir el sector por donde nosotros hab√≠amos aparecido.

En cuanto a mí, me quedo la satisfacción de haber cumplido con éxito el ataque y contento por haber regresado y por haber cumplido con nuestro deber.

5 50

Nos ayudó en la parte anímica y demostró que nuestro entrenamiento había sido el adecuado, el avión lo teníamos muy dominado. Por mi parte tenía muchas horas en él, lo que sumó los muchos ejercicios con armamento real que habíamos realizado antes de la guerra, contribuyendo a que estuviéramos bien preparados.

Relato: Comodoro (R) Ricardo Grunet

Comentario del Alférez Rubén Sassone

Ya al caer la tarde vimos como otros dos Pucara comenzaban su ataque sobre las tropas Inglesas, el primer avión disparó todos sus cohetes, pero el que le seguía no disparó nada, pensamos que su sistema de armamento había fallado, pero ante nuestra sorpresa y soportando una infernal cantidad de disparos que salían de todos lados, realizó un giro completo, volvió a pasar y ahora si disparó todas sus armas.

15 50

Poco tiempo después le pude preguntar a este piloto, porque había hecho esto y me contesto que como estaba mal acomodado en su puntería y temía no acertar, dio la vuelta para volver a disparar.

Luego de ese ataque, sobrevol√≥ nuestras cabezas uno de los Pucara y pudimos ver claramente al piloto con su pu√Īo en alto saludando y d√°ndonos fuerzas para el desenlace final.

4 50

Lugar: Pradera del Ganso, en los fondos de la Casade Peones Solteros, lugar de alojamiento del Escuadrón Aeromóvil Pucará asignado a la BAM Cóndor, suburbios Sur del pueblo.
Fecha: puede ser entre el 15 y el 23 de mayo de 1982
Marco geográfico: parte final del Seno de Choiseul o Bahía de Pradera del Ganso, con uno de sus islotes de fondo.
Personal: de izquierda a derecha, Alf√©rez Rub√©n Sassone, Alf√©rez Gustavo Enrique Lema, Capit√°n Ricardo Antonio Gr√ľnert, Alf√©rez Carlos Alberto DIAZ y Alf√©rez Jos√© Luis Pontecorvo.
Fuente de la información: Brigadier (R) José Luis Pontecorvo.

final 50

Esta fotograf√≠a fue obtenida al cumplirse el 30¬į Aniversario del Escuadr√≥n Aerom√≥vil Pucar√°, en el Sal√≥n del Cuerpo de Cadetes de la EAM, ceremonia y festejo en la que particip√© con presencia de Aspirantes de la ESFAy luego en este lugar en un emotivo encuentro de aquellos “privilegiados integrantes de la BAM C√≥ndor”.
Comodoro SASSONE, Brigadier LEMA (*), Comodoro(R) GR√úNERT, Mayor(R) DIAZ y Brigadier PONTECORVO (*) – (*)R(2013).

Alf. 16 de abril 1982 Pontecorvo
Alférez José Luis Pontecorvo (Zeus) 16 de abril de 1982.

Luis Satini

Las fotos, material de archivo y textos exhibidos en www.3040100.com.ar son propios o han sido autorizados por los autores con mención de los mismos. Por eso advertimos que todo el material a utilizar de www.3040100.com.ar tiene propiedad intelectual, propia o de terceros, solicitando previamente su uso y mencionado los créditos, recordando las disposiciones de la Ley 11723, sus complementarias y modificatorias.
http://www.argra.org.ar/web/asociacion/ley-de-autor.html

Volver atrás

|