El gran salto del “Sapo”

El 27 de julio, durante un vuelo nocturno, el Primer Teniente Martínez, en final de pista 05 de Reynolds, con el A-4B C-202, después de un día cargado con las obligaciones de servicio, fué víctima de desorientación espacial.

Este era un fenómeno común en las tinieblas puntanas de aquella época, especialmente en las noches sin luna; la nariz del avión apuntaba hacia las zonas despobladas, la ausencia de caminos transitados y ciudades iluminadas unificaban, en una sola esfera continua, el cielo estrellado con la superficie terrestre salpicada con las lucecitas de alguna que otra casa de campo.

sapo 1

El pilotaje en esas condiciones exigía máxima concentración. Martínez, en aquella auténtica boca de lobo, de básica para final con tren abajo y trabado, sacó la vista de los instrumentos solo un segundo, muy breve, pero suficiente para perder el control del régimen de descenso.

El oficial de la Torre Móvil le advirtió: “Viene bajo, Sapo”. Sólo entonces, dió motor, anuló la velocidad de caída y, sin tener conciencia de qué sucedía, aterrizó en un sembradío a 500 m de la cabecera de pista.

Pensando que aún volaba y que el avión había colisionado con algo en vuelo, tuvo intención de eyectarse, pero no consiguió asir la anilla porque su cuerpo se sacudía violentamente y el casco le golpeaba contra los costados de la cúpula. Cuando cesaron las vibraciones y los sonidos, y se había asentado la polvareda, se hizo un silencio repentino.

sapo 2

En ese silencio recuerda el ahora Brigadier (R) Martínez, “Aterricé, me dije, sin saber a ciencia cierta si estaba vivo o muerto. Abrí la cabina con precaución. Tanteando en la oscuridad, gateé hasta el borde del ala, me agazapé y, como no disponía de escalera, salté al vacío.

Cuál no sería mi sorpresa al darme cuenta de que, en lugar de un metro setenta, caía solamente 60 centímetros porque había barrido el tren y el avión se encontraba apoyado sobre los tanques externos”

Luis Satini

Las fotos, material de archivo y textos exhibidos en www.3040100.com.ar son propios o han sido autorizados por los autores con mención de los mismos. Por eso advertimos que todo el material a utilizar de www.3040100.com.ar tiene propiedad intelectual, propia o de terceros, solicitando previamente su uso y mencionado los créditos, recordando las disposiciones de la Ley 11723, sus complementarias y modificatorias.
http://www.argra.org.ar/web/asociacion/ley-de-autor.html

Volver atrás

|