El triste recuerdo de Zelaya

El 12 de mayo, el Comando Sur orden√≥ la partida de ocho aviones para atacar dos fragatas cerca de Fitz Roy. Despeg√≥ primero una escuadrilla a cargo del primer teniente Manuel Bustos y otra bajo las √≥rdenes del Capit√°n Antonio ‚ÄúEl Tony‚ÄĚ Zelaya. Lo acompa√Īaron Juan Arrar√°s, Fausto Gavazzi y Guillermo Dellepiane.

Cerca de las islas el sistema Omega mediante el cual se orientaba falló y se perdió porque no conocía la zona. En ese momento, la primera escuadrilla divisó y atacó al destructor Glasgow y a la fragata Brilliant. De los atacantes, sólo sobrevivió un A4B.

Zelaya indic√≥ que cuando lleg√≥ a la costa se encontr√≥ de frente con las dos veloces naves y que su escuadrilla tuvo que superar un fuego intenso de los ca√Īones antia√©reos.

El capitán, Arrarás, y Gavazzi atacaron al Glasgow y Dellepiane apuntó a la Brilliant. La Fuerza Aérea Argentina precisó que la bomba arrojada por Gavazzi entró por la línea de flotación del Glasgow. De acuerdo con el relato del almirante Clark H. Woodward, la bomba causó dos agujeros, por donde se coló el agua y dejó fuera de servicio al destructor.

Luego de atacar los buques pasaron cerca la Pradera del Ganso, en la isla Soledad. Sin saberlo, estaban en un área roja y la artillería derribó a uno de ellos.

Zelaya cont√≥ que la artiller√≠a tuvo su nave en la mira. ‚ÄúEn ese momento me di cuenta de que estaba en rumbo 340, cuando tendr√≠a que estar en 270. Adem√°s, vi un brillo sospechoso y decid√≠ cambiarlo‚ÄĚ, destac√≥.

Esa determinaci√≥n le salv√≥ la vida, pero no pudo evitar que uno de sus pilotos cayera en la trampa. ‚ÄúGavazzi, que ven√≠a m√°s lejos, no se dio cuenta y sigui√≥ derecho. Entonces el radar lo enganch√≥ a √©l, le dispararon y lo derribaron‚ÄĚ. Pero, a pesar del error fatal, Zelaya no les guarda rencor.

El alf√©rez Dellepiane estaba cerca de Gavazzi y presenciar esa escena impact√≥ al joven oficial. ‚ÄúRecuerdo que el alf√©rez comenz√≥ a los gritos por la radio: ‚Äėlo bajaron al tres, lo bajaron al tres‚Äô. Y le dije: ‚Äė¬°c√°llese la boca, siga volando… b√ļsqueme y forme!‚Äô‚ÄĚ.

Finalmente llegaron a la base de Río Gallegos, aterrizaron y recién ahí  Zelaya se enteró de que habían muerto otros tres pilotos.

A√ļn recuerda a los mec√°nicos llorando en la pista, porque de los ocho aviones que hab√≠an despegado, s√≥lo hab√≠an regresado cuatro.

Luis Satini

Las fotos, material de archivo y textos exhibidos en www.3040100.com.ar son propios o han sido autorizados por los autores con mención de los mismos. Por eso advertimos que todo el material a utilizar de www.3040100.com.ar tiene propiedad intelectual, propia o de terceros, solicitando previamente su uso y mencionado los créditos, recordando las disposiciones de la Ley 11723, sus complementarias y modificatorias.
http://www.argra.org.ar/web/asociacion/ley-de-autor.html

Volver atrás

|