FAA: San Carlos a todo o nada

El gabinete de guerra de Margaret Thatcher y sus jefes militares al mando de la task force enviada a Malvinas, decidieron desembarcar a sus tropas el 21 de mayo de 1982 en la profunda bahía del estrecho de San Carlos, después de sopesar cuidadosamente riesgos y ventajas: se vieron libres de la amenaza de los submarinos argentinos; pensaban que no iban a ser sorprendidos por el lanzamiento aéreo de misiles Exocet y corrieron el riesgo de desembarcar cerca de las bases aéreas argentinas en el continente, casi en línea recta con las islas.

Para conseguir ese objetivo, Gran Breta√Īa us√≥ la sorpresa. “Se necesitaba buena inteligencia sobre los preparativos argentinos y que el enemigo no supiera los preparativos brit√°nicos y, en especial, que estuviera mirando en otra direcci√≥n cuando llegara el momento cr√≠tico”.

Cinco d√≠as antes del desembarco, el buque ingl√©s Alacrity recorri√≥ el estrecho de San Carlos y no descubri√≥ indicios de que estuviera minado. M√°s que a un eventual despliegue naval argentino, las fuerzas brit√°nicas tem√≠an las incursiones de la Fuerza A√©rea: “Estaba mucho mejor preparada. Sus aviones, desplegados en todas las pistas de aterrizaje del sur, estaban bien armados y hab√≠an practicado ataques contra blancos navales y llegado a la conclusi√≥n de que los aviones entrantes deb√≠an volar bajo para evitar las patrullas a√©reas de combate de los Harrier y el radar del buque”.

Los jefes ingleses conoc√≠an incluso la cantidad de misiles Exocet que le quedaban a las fuerzas argentinas: tres, de los seis que ten√≠an al inicio de la guerra. Tamni√©n revela que sab√≠an que las tropas del Ej√©rcito “calculada en once mil hombres ten√≠a la moral baja, pocos pertrechos y mucho fr√≠o y estaba cada vez m√°s mojada y enferma”, pero que las perspectivas en tierra eran las de un combate prolongado y numerosas bajas.

Entre el 15 y el 19 de mayo los brit√°nicos, llegaron a introducir en los alrededores de San Carlos varias patrullas de “adelantados” que desembarcaron de lanchas SBS (Special Boat Service) e incluso en dos helic√≥pteros Sea King. Adem√°s, elaboraron un plan de enga√Īo al que bautizaron “Tornado” para crear la sensaci√≥n de que el desembarco ser√≠a cerca de Puerto Argentino: hubo bombardeos de hostigamiento en esa zona y comunicaciones y actividad a√©rea falsas.

Sin embargo todo ese enga√Īo estuvo a punto de frustrarse. En el juicio a los responsables de la guerra hecho por la C√°mara Federal en 1988, qued√≥ establecido que un oficial del Ej√©rcito aconsej√≥ enviar tropas a la Bah√≠a de San Carlos porque pese a los “pocos datos disponibles” ten√≠a la certeza de que all√≠ se producir√≠a el desembarco ingl√©s. “Se me orden√≥ que no siguiera con esa proposici√≥n, pese a mi insistencia”, dijo entonces el general Isidro C√°ceres, que hab√≠a integrado el Estado Mayor Conjunto de las islas. C√°ceres fue jefe del Ej√©rcito durante la presidencia de Carlos Menem y muri√≥ en 1990.

Al menos diecinueve naves brit√°nicas de guerra, transportes de tropas, cruceros y fragatas se desplegaron a la medianoche del 20 al 21 de mayo en el estrecho de San Carlos. Las primeras tropas que desembarcaron se toparon con el Regimiento 25 de Infanter√≠a, al que hab√≠an bombardeado desde el mar y con morteros. Las tropas argentinas rechazaron rendirse y perdieron a doce hombres y a otros nueve que cayeron prisioneros. En su retirada se¬†“trabaron combate con un Sea King, que logr√≥ escapar, pero derribaron dos Gazelles. Dos pilotos y un tripulante resultaron muertos, uno de ellos baleado en el agua”.

A las 9.15 de esa ma√Īana del 21, un telegrama, que se publican aqu√≠ por primera vez, informaba al general Mario Men√©ndez, gobernador militar de Malvinas: “Intento desembarco sobre Zona San Carlos. Enemigo combate con propios efectivos. Cinco buques en Zona Norte Canal San Carlos. Bombardeo naval sobre Darwin 0900hs. Bombardeo a√©reo zona reserva. Fuera de combate un helic√≥ptero Chinook y un Puma Posiblemente un UH 1H 0900 hs. Se solicit√≥ urgente apoyo a√©reo al continente a las 0800 hs”. Cinco horas despu√©s le llegaba un t√©lex del comandante del Cuerpo de Ej√©rcito V, general Jorge Garc√≠a: “A requerimiento Fuerza A√©rea Sur solicito informe si se ha concretado desembarco enemigo zona aproximada y ubicaci√≥n propia tropa pr√≥xima, a efectos previsi√≥n apoyo a√©reo directo”.

Lo que sigui√≥ hasta el 29 de mayo fue una intensa batalla aeronaval, la √ļltima del siglo XX y casi sin precedentes desde la Segunda Guerra, en la que argentinos y brit√°nicos se jugaron a todo o nada.

Durante esos d√≠as, los Dagger y los A4 de la Fuerza A√©rea y los pilotos de la Armada pusieron fuera de combate o hundieron al menos a once naves brit√°nicas. Pero las fuerzas inglesas provocaron terribles bajas a la Fuerza A√©rea. Entre los buques brit√°nicos da√Īados o hundidos estaban las fragatas Ardent y Antelope, Antrin, Argonaut, Brilliant, Broadsword y cuatro buques de desembarco log√≠stico: Sir Galahad, Sir Lancelot, y Sir Bedivere. Un destructor, Coventry y un mercante de transporte, Atlantic Conveyor fueron hundidos fuera de San Carlos el 25 de mayo.

Pero el objetivo británico había sido alcanzado. La cabeza de playa en San Carlos era el fin del principio para las fuerzas que lideraba Julian Thompson. De allí en más, los británicos avanzaron hacia Puerto Argentino.

Como reflejo de aquellos d√≠as de infierno, queda lo que el almirante “Sandy” Woodward escribi√≥ en su diario de guerra el 23 de mayo, cuando la batalla no estaba decidida: “El tiempo sigue siendo apto para volar. Nos est√° costando mucho a ambas partes. Nosotros estamos pagando aviones con fragatas. Hay un l√≠mite para soportar esta presi√≥n y no estoy seguro de qui√©n parar√° primero. Estamos bajo presi√≥n, por lo tanto hay sangre y el presente m√©todo parece ser bueno para el objetivo de derrotar a la Fuerza A√©rea Argentina. Sin esa victoria, otras operaciones no pueden proseguir. Quedo abierto a mejores sugerencias en cuanto a m√©todos”.

 

Las fotos, material de archivo y textos exhibidos en www.3040100.com.ar son propios o han sido autorizados por los autores con mención de los mismos. Por eso advertimos que todo el material a utilizar de www.3040100.com.ar tiene propiedad intelectual, propia o de terceros, solicitando previamente su uso y mencionado los créditos, recordando las disposiciones de la Ley 11723, sus complementarias y modificatorias.
http://www.argra.org.ar/web/asociacion/ley-de-autor.html

Volver atrás

|