La armas de Khaddafi que no sirvieron

El l√≠der libio Muhammar Al Khaddafi fue un generoso aliado de la Argentina durante Malvinas. A fines de mayo de 1982 envi√≥ dos aviones Boeing 707 cargados de material b√©lico: quince misiles aire-aire 530 calor√≠as, veinte misiles Estrela lanzador Kasef, sesenta misiles Estrela proyectiles Maksuf, morteros de 60 mil√≠metros, mil bombas iluminantes y varias municiones. “Khaddafi puso el armamento a nuestra disposici√≥n y cargamos r√°pidamente los aviones “cuenta el brigadier Teodoro Waldner, protagonista de las negociaciones con el coronel musulm√°n”. Exocet dijo que no ten√≠a. Mucho de este material no fue utilizado durante la guerra. Desconozco por qu√©.

Las tratativas con Libia comenzaron en abril del 82. Ese mes viajaron a Tr√≠poli el brigadier Teodoro Waldner, el general Jos√© Segundo Dante Caridi (quien m√°s tarde conducir√≠a el Ej√©rcito), el almirante Benito Moya, un sacerdote musulm√°n “profesor de Cultura Oriental en la Universidad Cat√≥lica Santo Tom√°s de Aquino de Tucum√°n” y el rector de esa Universidad, fray An√≠bal Fosbery. “El primer viaje fue m√°s bien protocolar “opina Waldner”. No nos entrevistamos con Khaddafi, sino con el jefe del estado mayor de las fuerzas armadas libias, un general de tez oscura que coment√≥: `Los argentinos deben tener un padrino muy poderoso para lanzarse a una guerra contra Inglaterra, y si no es as√≠, son muy tontos’. Yo le contest√©: `General, somos tontos’; mi respuesta lo sorprendi√≥.”

El 14 de mayo del 82 viaj√≥ una nueva comitiva con una carta del presidente Galtieri para Khaddafi, que dec√≠a: “Nuestro pa√≠s ha sufrido el ataque artero de las fuerzas colonialistas ateas y anticristianas que Su Excelencia bien conoce. Estamos convencidos de que esta Cruzada Nuestra tiene el sentir del Yhihad o Guerra Santa”. “Yo no recuerdo la carta “aclara Waldner”. Pero volvimos con dos Boeing repletos de armamento.” El brigadier asegura que Khaddafi no pidi√≥ jam√°s retribuci√≥n econ√≥mica. “Les enviamos aviones con frutas porque un temporal hab√≠a destruido sus cosechas”. Esos aviones regresaron a la Argentina con m√°s material b√©lico. “Cuando la guerra de Malvinas termin√≥, el l√≠der libio “explica el brigadier Jos√© Mar√≠a Ins√ļa, entonces jefe del Estado Mayor General de la Fuerza A√©rea” le pregunt√≥ a la junta militar qu√© hac√≠a con el armamento que ten√≠a para la Argentina.” Ins√ļa viaj√≥ a Tr√≠poli en febrero del 83. “Nos llevaron a un desierto cerca de Bengazi, donde nos recibi√≥ Khaddafi. En la puerta de su carpa me dijo: `El armamento que les envi√© fue un regalo en conmemoraci√≥n del 25 de Mayo de 1810′.”

En abril del 83 lleg√≥ a Buenos Aires una comitiva presidida por el ministro de Industria. “Iban a continuar las negociaciones por un pr√©stamo que yo hab√≠a solicitado. Encontraron solo indiferencia. La junta militar los ignor√≥ por cuestiones que desconozco. El ministro libio me dijo: `Este un pa√≠s de gente rara’. Creo que nos daba verg√ľenza que Khaddafi nos hubiera ayudado durante la guerra. Cuando lleg√≥ la democracia se perdieron todos los contactos. Incluso la posibilidad de construir una usina nuclear en Libia”, concluye Ins√ļa.

Luis Satini

Las fotos, material de archivo y textos exhibidos en www.3040100.com.ar son propios o han sido autorizados por los autores con mención de los mismos. Por eso advertimos que todo el material a utilizar de www.3040100.com.ar tiene propiedad intelectual, propia o de terceros, solicitando previamente su uso y mencionado los créditos, recordando las disposiciones de la Ley 11723, sus complementarias y modificatorias.
http://www.argra.org.ar/web/asociacion/ley-de-autor.html

Volver atrás

|