Sanidad en Malvinas “El conejo alado”

El 5 de abril llegó a Puerto Argentino en la isla Gran Malvina el grupo Conejo Alado en Operaciones (CAEO) de la Fuerza Aérea Argentina con el propósito de armar un puesto sanitario.


Estaba a cargo de Fernando Espinella, médico mayor e integrado por el mayor Roberto Estultequi, odontólogo, el primer teniente Alberto Fernández, bioquímico, el mayor Juan Martín, médico, los suboficiales enfermeros: el auxiliar Carlos Ortiz, el cabo principal Daniel Quiroga y el cabo principal Miguel Lucarelli quien se encontraba en la isla con anterioridad.


Se organizaron r√°pidamente y a quinientos metros del aeropuerto levantaron una carpa sanitaria para atender a 50 heridos, con 50 camillas, medicamentos, dos consultorios y dos ambulancias Ford.

Daniel Quiroga recuerda… ‚ÄúEra la primera vez que armaba una carpa, nos dimos ma√Īa y dur√≥ toda la guerra”.
Al lado de la carpa también construyeron un refugio ante la posibilidad de tener un ataque aéreo.
Carlos Ortiz explicaba que realizaron una excavación de un metro y medio de profundidad, le cruzaron planchas de aluminio de 70 centímetros de ancho por 5 metros de largo y le pusieron pedazos de tierra con pasto llamados turba.


Adem√°s, el refugio sirvi√≥ de protecci√≥n contra las esquirlas y la onda expansiva. Entraban de 15 a 20 personas. ‚ÄúCuando sonaba la alarma por bombardeos a√©reos o de fragatas corr√≠amos hacia √©l‚ÄĚ, rememora Daniel Quiroga.

Volver atrás

|

Sobre Luis