Tom, un Héroe en la guerra y en la paz

39 lucero

Tom inici√≥ el CAM durante 1978 y egres√≥ en diciembre del mismo a√Īo de la EAM, despu√©s del CAM (que finaliz√≥ en abril del 79), fue destinado a Reconquista donde hizo el CEPAC y finalmente fue destinado despu√©s de este √ļltimo a la IV Brigada, al Escuadr√≥n A-4 C, junto con Cuello, Far√≠as y la Perla L√≥pez. Como dec√≠an que hab√≠an mandado 4 ‚Äúnegros‚ÄĚ al Escuadr√≥n, durante la noche de su recepci√≥n en esa Brigada, los cuatro cantaron ‚ÄúOnly You‚ÄĚ durante la cena lo que les vali√≥ el apodo de ‚ÄúLos Plateros‚ÄĚ.

1 lucero

2 lucero

Fuerza Aérea Argentina: 25 de mayo de 1982: Orden Fragmentaria 1235.

Aviones: cuatro (4) A4-C
Indicativo: TORO
Tarea: AON-SAN CARLOS
Tripulación:
1. Capit√°n Jorge ‚ÄúINCA‚ÄĚ Garc√≠a
2. Teniente Ricardo ‚ÄúTOM‚ÄĚ Lucero
3. Primer Teniente Daniel ‚ÄúCUC√ö‚ÄĚ Paredi
4. Alf√©rez Gerardo ‚ÄúTURCA‚ÄĚ Isaac

Dep. SJU: 11:30 (L)
Arr. SJU: 14:30 (L)
REV: KC-130 TC-70
Indicativo: PARIS
Hora sobre Objetivos Navales (AON):12:25 (L)

3 lucero

TORO 1: ataca al HMS FEARLESS, derribado por SEA DART del HMS COVENTRY al ganar altura por salir del ataque con graves problemas hidráulicos (se estrella entre Pradera del Ganso y Rincón del Picaso, piloto fallecido)

TORO 2: derribado por misil RAPIER, es rescatado por el mismo buque que hab√≠a atacado con ca√Īones y una bomba, el L-10 HMS FEARLESS

TORO 3: impacta con una bomba y ca√Īones de 20 mm a la HMS AVENGER, que se encontraba pr√≥xima al L-10, regresa a BAM SJU acoplado al TC-70.

TORO 4: impacta con ca√Īones, la bomba no sali√≥, a la HMS AVENGER regresa a BAM SJU, acoplado al TC-70.

Ambos TORO sobrevivientes, debieron reabastecer hasta SJU, ya que tenían los tanques perforados.

Lucero fue condecorado en 1983 ‚ÄúAl herido en combate‚ÄĚ.

4 lucero

5 lucero

El Capitán (R) VGM Ricardo Lucero fue abatido sobre el Estrecho de San Carlos, su eyección no fue de las que explican los manuales, su avión A4C volaba a 800 Km. por hora y al saltar se luxó una rodilla y al caer en el agua enredado en su paracaídas, pasó por debajo de una barcaza.

Los marinos ingleses, con mucho esfuerzo lograron sacarlo del agua y colocarlo sobre una barcaza de desembarco. Lo trasladan a uno de mayor porte, un infante armado con un fusil custodia al prisionero recién rescatado de las aguas en estado de shock, este llegó hasta ahí con su avión de combate, ganándose el respeto del enemigo.

6 lucero

8 lucero

7 lucero

El hombre esta tirado en la cubierta del barco de guerra brit√°nico al que minutos antes trato de hundir, de inmediato lo atienden, ferulizando su rodilla y colocando en su frente la letra M que significaba que le hab√≠an aplicado morfina; esta foto: de una cara muy juvenil con la letra marcada en su frente recorri√≥ el mundo y lo hizo famoso al ‚ÄúTOM‚ÄĚ Lucero.

La atención médica fue en el Buque Hospital Uganda, su posterior traslado al Bahía Paraíso y su llegada a la Prov. de Santa Cruz, y luego el feliz reencuentro con familiares y camaradas.

37 lucero

9 lucero

En el Uganda dijo, recibi√≥ un trato cordial ya que fue considerado herido y no prisionero, seg√ļn sus palabras dec√≠a: ‚Äúme hicieron mil preguntas, los que me interrogaban se turnaban, eran varios y todos hablaban un excelente castellano con tonada porte√Īa, se re√≠an de mi tonada mendocina, cuando yo acusaba cansancio paraban en el acto; todo estuvo dentro de las reglas de juego que impone la guerra.

El soldado inglés que lo socorrió lo recuerda de esta manera:

Diecisiete a√Īos m√°s tarde, habl√© con Ricardo en un programa de radio con emisi√≥n en vivo de Argentina. El bote con el que lo hab√≠a alcanzado en el agua no cort√≥ su motor a tiempo y pas√≥ a la derecha por encima de √©l. Se encontraba medio ahogado, enredado en su paraca√≠das, y con da√Īos en un t√≠mpano de su o√≠do. A continuaci√≥n, record√≥ c√≥mo tambi√©n le dijo que probablemente no volar√≠a m√°s aviones r√°pidos, debido al grado de alteraci√≥n en su rodilla, y que √©l hab√≠a utilizado esta predicci√≥n, como una fuerza motivadora, porque estaba decidido a demostrar que estaba equivocado.

Y √©l hizo exactamente eso (como yo esperaba en realidad), pero por desgracia, el da√Īo del o√≠do interno que sufri√≥ cuando fue empujado por debajo del bote, hab√≠a afectado su capacidad de volar sobre los instrumentos, y posteriormente tuvo que retirarse del servicio activo. Este hombre valiente y maravilloso ahora vuela como un instructor de parapente en un aer√≥dromo cerca de C√≥rdoba, y es responsable de formar a algunos pilotos de la nueva generaci√≥n de la Fuerza A√©rea Argentina.

Recuerda también que uno de los auxiliares médicos navales le dijo, que cuando Ricardo tomaba una taza del chocolate caliente, vio que llegaban los cuerpos destrozados y heridos llegando, se echó a llorar. Tomó las mantas de su propio cuerpo e indicó, con lágrimas, que se las de para los heridos. Este era un buen hombre.

34 lucero

10 lucero

Hablando y narrando sus experiencias luego del ataque- eyecci√≥n-operaci√≥n-convalecencia-peruano, pisot√≥n del RM en la cabeza, etc el Teniente Ricardo ‚ÄúTOM‚ÄĚ Lucero, a la izquierda del SDA A4-B visitando a los primos de m√°s all√° del Rio Desaguadero, y tambi√©n eyectado Capit√°n Mariano Velazco, amigo de la HMS COVENTRY, en cuclillas, con bufanda y mir√°ndolo a su Amigo y Compa√Īero de Promoci√≥n, los dos son de Mendoza Teniente Oscar Adolfo ‚ÄúPRITY‚ÄĚ Cuello, Mayor ‚ÄúCHITRO‚ÄĚ Quiroga con gorra de Oficial Jefe, casi siempre se desempe√Ī√≥ como OCAT, Alf√©rez Carlos Andr√©s ‚ÄúGAUCHO‚ÄĚ Codrington de A4-C,Teniente Daniel ‚ÄúCUC√ö‚ÄĚ Paredi tambi√©n del SDA A4-C ,atr√°s Capit√°n Luis Augusto Demierre de La Marinete ‚Äď M5 Dagger.¬† Lugar: BAM San Juli√°n

11 lucero

35 lucero

Lugar: BAM San Juli√°n
Motivo: bienvenida al TOM Lucero, que luce un buzo de vuelo no de la FAA, estimo que es ropa inglesa, y se nota el bautismo con champagne, como se los recibía a los eyectados que regresaban al nido…

32 lucero

31 lucero

 

El Último Vuelo…

El 3 de marzo de 2010, se produjo la desaparici√≥n f√≠sica del querido ‚ÄúTom‚ÄĚ Lucero, como todos coinciden en llamarlo, porque todav√≠a est√° entre nosotros.

El mendocino, nacido en La Consulta, San Carlos, Héroe de Malvinas que se hizo célebre por sobrevivir a un bombardeo inglés tuvo una muerte absurda: la avioneta en la que fumigaba se estrelló contra un eucalipto.

12 lucero

13 lucero

Las noticias de las √ļltimas horas de esa tarde, dec√≠an que un avi√≥n fumigador, perteneciente a una cerealera de Calch√≠n, conducido por un piloto de San Francisco, se encontraba fumigando un campo propiedad de la familia Bocco, ubicado a unos 15 km. al Norte de la localidad de Sacanta, muy cerca de la localidad de Las Varillas sufri√≥ el lamentable accidente.

El episodio ocurrió aproximadamente a las 18:30 hs., cuando el piloto, aparentemente encandilado por el sol, no pudo impedir que el avión impactara contra un eucaliptus.

Como consecuencia del impacto, el ala quedó incrustada en el árbol, mientras que el resto del avión, cayó por tierra.

14 lucero

15 lucero

16 lucero

El desafortunado piloto fue socorrido por la ambulancia de Sacanta, pero lamentablemente, pereció durante el traslado.

Tom había dicho en declaraciones para un medio de Córdoba: “Todos cambiamos después de una guerra, como profesional militar es lo más honorable que me pudo haber sucedido.

Lucero no pudo volver a volar para la Fuerza Aérea porque sus oídos quedaron lesionados después de vivir el ataque a su avión. Para volver a pilotear y buscarse un medio de vida se había hecho fumigador.

17 lucero

18 lucero

19 lucero

20 lucero

Su cuerpo descansa en Córdoba.

Recuerdos de sus amigos

Recuerdo… 1

“…Peluffo tenía una herida en la cabeza porque le habían volado parte del temporal y el parietal, todas las noches le hacían una curación que implicaba quirófano.
El tercer compa√Īero de camarote era Lucero, aviador.
Los tres venían de ser trasladados desde el buque hospital británico Uganda. Los habían tratado y cuidado muy bien.
Lucero fué derribado durante un ataque sobre la flota en San Carlos, tenía luxada las dos piernas. Empezamos a hablar. Me acuerdo todo lo que me contaba y eso que pasaron…

Le pregunto:
– ¬ŅC√≥mo fue?
РEstaba atacando la flota en San Carlos, el 25 de Mayo, paso entre las fragatas, me responden el fuego y cuando entro a ver el instrumental me doy cuenta que el avión va a estallar. Me eyecto y al eyectarme así como venía se me abren las dos piernas y se me luxan las articulaciones de la cadera.
– Fragatas, ¬Ņgrandes o chicas?, pregunto est√ļpidamente.
РPara mí eran todas grandes porque me tiraban hasta con los ojos de buey.

Sigue el relato:

– El asiento tiene un sistema para soltarse, pero no accion√≥ y ca√≠ al agua con todo ese peso. Estaba tratando de soltarme, medio desesperado, cuando siento un golpe en el casco, en la cabeza. Miro medio para atr√°s y me encuentro con un soldado ingl√©s parado en una lancha de desembarco con la compuerta baja. Mientras tanto el ataque nuestro, segu√≠a. El ingl√©s me hace se√Īas y yo le hago se√Īas para que cortase con un cuchillo los cinturones de seguridad. √Čl preguntaba por el arma, hasta que entend√≠ y le mostr√© la sobaquera donde llevaba mi arma. Me la sac√≥ y reci√©n ah√≠ cort√≥ los cinturones de seguridad. Me levant√≥ como una pluma y me arrastr√≥ por la rampa hasta la popa de la lancha. La rampa tiene maderas atravesadas para apoyarse al desembarcar, no sab√©s lo que me doli√≥ mientras me arrastraba. Todo esto entre medio del fuego de los buques, los aviones, las tropas en tierra. Arriesgando su vida por m√≠.

Me llevaron a tierra, y me atendieron en un hospital subterráneo que hicieron en San Carlos. Siempre buen trato y buenos cuidados por ellos. Una noche, nuestros Canberra bombardearon la zona y uno de ellos me dijo “Mucha gente la está pasando muy mal, ahí afuera. Después me trasladaron al Uganda y después de unos días, me trasladaron al Paraíso.

38 lucero
Pancho Elizalde

22 lucero

Recuerdo 2

El Royal Marine Geoff Nordass que lo rescat√≥ en una lancha ‚ÄúRigid Raider‚ÄĚ cortando las cuerdas del paraca√≠das, liber√°ndolo del asiento eyector y el casco recuerda:

‚Äú√Čl era un prisionero de guerra, s√≠, pero vivo. Su rodilla se rompi√≥ y √©l se quejaba de dolor, m√°s all√° del cuidado, estaba aturdido, √©l mir√≥ a su alrededor, murmur√≥ algo entre dientes‚Ķ Son√≥ como ‚ÄėGracias‚Äô. Fue un momento de la humanidad que nunca he olvidado.
A√Īos despu√©s, en el 2007, Geoff recibi√≥ a trav√©s de facebook un mensaje de ‚ÄúTom‚ÄĚ Lucero: ‚ÄúGracias por salvarme la vida. Ahora, ¬Ņd√≥nde est√° mi traje de piloto y mi casco?‚ÄĚ. Nunca perd√≠a el sentido del humor este excelente ser humano.
A ra√≠z de ese contacto Geoff recuerda: ‚ÄúDespu√©s de todos estos a√Īos, all√≠ estaba el hombre que hab√≠a encontrado a cientos de kil√≥metros en el agua helada, habl√°ndome a trav√©s de un sitio de redes sociales.
Me decidí a escribir un libro sobre mi tiempo como un comando de la infantería de marina y hay un pasaje en que habla de rescate de Lucero.
Siempre he querido saber qué fue de él. Yo no vi ni oír nada de él después de que fue trasladado a bordo del buque médico.
Me siento bien sabiendo que le salvé la vida, su familia me lo agradeció también. Yo sólo estaba haciendo mi trabajo igual que él.
Est√°bamos en guerra unos con otros, y a pesar de nuestro miedo, nos limit√°bamos a seguir adelante con nuestro trabajo.
√Čl ha dicho que me quiere decir ‚ÄėGracias‚Äô a mi cara y estrechar su mano. Eso ser√≠a encantador.‚ÄĚ

33 lucero

Recuerdo… 3

Rodolfo Savoia, capitán de la FAA en el 82, a cargo de la artillería antiaérea de la FAA en Malvinas y profesor de la Escuela de Aviación Militar, escribió sobre Lucero:

‚ÄúTodos lloramos. Muri√≥ en su ley, se pensar√≠a que por el vuelo, s√≠‚Ķ‚Ķ pero gan√°ndose el pan, porque como capit√°n retirado no llegar√≠a muy lejos. Muy humilde, muy digno, muy soldado‚ÄĚ.

Recuerdo… 4

Ricardo ‚ÄúTOM‚ÄĚ Lucero era ese tipo de persona que es capaz de arrancarte una sonrisa hasta en el peor de los momentos, era un tipo muy, pero muy alegre.
Durante varios a√Īos tuve destinos distintos a los de √©l, pero volv√≠ a encontrarlo en C√≥rdoba. Llegu√© destinado a la EAM y luego de instalarme fui a visitar a un gran amigo m√≠o, Humberto Torti, estando ya en su casa me dijo ‚ÄúSabes a quien tengo de vecino??, al Tom‚ÄĚ e inmediatamente fuimos a golpear la puerta de al lado de su departamento, nos abri√≥ Marta su esposa y nos dijo que no pod√≠a recibirnos porque ten√≠a uno de esos episodios donde perd√≠a totalmente el equilibrio, se mareaba tan fuerte que le era imposible mantenerse de pie, esto era el resultado de su eyecci√≥n en Malvinas, estos mareos le duraban varias horas y durante ellos quedaba tirado en el piso o si pod√≠a llegaba hasta su cama donde permanec√≠a inm√≥vil hasta que pasaba. As√≠ pues est√°bamos en la puerta parados mir√°ndolo a el tendido en el piso y el levant√≥ apenas su mano y nos salud√≥ mientras intentaba esbozar una sonrisa.

Tiempo después fue operado y le cortaron el nervio auditivo que provocaba estos mareos, demás está decir que perdió totalmente la audición de uno de sus oídos y por esta razón la FAA lo paso a retiro.

24 lucero

A partir de ese momento los tres nos junt√°bamos dos o tres veces por semana con familia incluida a comer, jugar a las cartas, llevar a los chicos al r√≠o, a la plaza Colon, a jugar a la pelota, etc., Humberto nos bautiz√≥ como los ‚Äúcumpas‚ÄĚ y muchos fines de semana nos √≠bamos a San Antonio de Arredondo a pasar el fin de semana a casa de Don Humberto Bonanate suegro de Humberto Torti.

23 lucero

Recuerdo que al volver a Córdoba el domingo a la noche, lo hacíamos juntos cada uno en su auto por si a alguno le pasaba algo los demás estábamos cerca para ayudar.

Un par de veces se larg√≥ a llover y el Tom sacaba la mano con una escobilla para limpiar el parabrisas de su Citro√ęn por que el limpiaparabrisas no funcionaba, a√ļn recuerdo su gran sonrisa mientras lo hac√≠a y luego nos re√≠amos cont√°ndonos los tres como ve√≠a cada uno esta situaci√≥n.

Entrar en un ascensor con ellos dos era una locura por que inmediatamente despu√©s de cerrarse las puertas apagaban la luz del mismo mientras dec√≠an ‚Äútodo vale‚ÄĚ y comenzaba una ‚Äúlluvia‚ÄĚ de coscorrones, golpes bajos, cachetadas, empujones, etc.

36 lucero

Tom generalmente no hablaba de Malvinas con casi nadie porque lo avergonzaba que lo trataran de Héroe. Nosotros por respeto no preguntábamos, pero cuando él quería hablar de Malvinas aprovechábamos para que nos contara algo de esa época.
Un día estábamos los tres en la Plaza Colón charlando mientras nuestros chicos jugaban a la pelota y surgió un dialogo más o menos así:

Humberto: Podes creer que al Tom no le gusta que le digan que es un Héroe??

Mario: mirando al Tom: Y por qué??

Tom: Porque yo, no me considero un Héroe, creo que como todos los que fuimos desplegados a las bases del sur, hice lo que tenía que hacer y nada más y por eso no me considero como tal.

Humberto: Pero peleaste atacando los barcos ingleses…

Tom: Si, pero lo hice (y me miró fijamente) porque fuimos entrenados para eso y era mi deber, hice lo que tenía que hacer.

Mario: Contame que sentiste cuando te derribaron.

Tom: Lo primero que sentí fue un fuerte golpe y ruido en el avión que pareció pararse en el aire, el motor no se detuvo del todo pero mire la temperatura se había ido muy arriba y las RPM caían suavemente y el avión se tornaba incontrolable, por lo que creí que iba a explotar por el fuerte ruido que hacía y entonces me eyecté, como iba a mucha velocidad me luxe las piernas y una se me fracturó.

Cuando caí al agua creí que me iba a morir, por que cuando el bote inglés se me acercó, el paracaídas se enganchó con algo y me arrastró hundiéndome por debajo del bote de donde no podía salir al estar enredado. Sobreviví gracias a que la máscara de oxígeno que se me pegó a la cara y no le entró agua, estuve bajo el agua varios minutos hasta que lograron sacarme. Mientras estuve prisionero me trataron bien, pero por el dolor que tenía me pusieron morfina y luego me llevaron al buque donde me operaron.

Mario: Que recuerdo sobresaliente te queda de ese buque?

Tom: Recuerdo que cuando me llevaron al buque me llam√≥ la atenci√≥n la cantidad de soldados ‚Äúchinos‚ÄĚ que hab√≠a en la cubierta, eran much√≠simos, por eso cuando un par de veces escuche el ruido inconfundible de los A-4 ‚ÄúREZABA‚ÄĚ para que atacaran a este barco.

Humberto y Mario: Pero vos estabas en el barco, si lo atacaban te mataban…

Tom: Si, pero eso no me importaba,…. lo que me importaba era que no desembarcaran todos esos soldados.

Un par de a√Īos despu√©s nos fuimos con Humberto a Buenos Aires, a√Īos m√°s tarde Humberto Torti fallec√≠a de c√°ncer y m√°s tarde fallec√≠a ‚ÄúTom‚ÄĚ en un accidente con su avi√≥n aeroaplicador.

25 lucero
Mario P√°ez

Recuerdo… 5

Nicol√°s Kasanzew

Tengo l√°grimas en los ojos por la muerte de un hombre que no llegu√© a conocer personalmente. Apenas si habr√© visto su cazabombardero pasar por sobre mi cabeza. Acabo de descubrir que la muerte de un Halc√≥n me golpea tanto, como podr√≠a hacerlo la de un ser muy cercano. Y al dolor por su ida prematura, se suma la bronca conmigo mismo, por no haberme apurado en su momento. Quer√≠a dedicarle la letra de una canci√≥n, quer√≠a entrevistarlo para la TV (en esa serie de Cr√≥nica TV que se frustr√≥; hasta llegu√© a preguntarle a su camarada Pablo Carballo si Lucero contaba ‚Äúsabroso‚ÄĚ), quer√≠a aunque m√°s no fuera, en alg√ļn momento darle un abrazo y agradecerle lo que hizo por la Patria, por todos nosotros y por la Humanidad.

Si, por la Humanidad.

Porque todo acto de coraje y autosacrificio eleva el espíritu de quienes de él se enteran, genera un potente impulso de autosuperación y entrega, de emular al héroe, un deseo de ser mejor, más noble, más altruista, menos pedestre, más allá de la nacionalidad de quien lo ejecuta.

La sociedad argentina, manipulada por pol√≠ticos m√≠opes y pigmeos, le dio la espalda a nuestros h√©roes de Malvinas, al d√≠a siguiente de sus haza√Īas. Y se la sigue dando. Con ello se pierde la mejor cura que podr√≠a tener para sus males m√°s acuciantes: el ejemplo de los hombres de honor, los quijotes, los que no se gu√≠an por sus conveniencias, sino por sus convicciones.

El día en que la sociedad argentina se proponga imitar el ejemplo de vida que nos ha brindado, entre otros Quijotes de Malvinas, el Halcón Ricardo Lucero, piloto de la Fuerza Aérea Argentina, habrá dado un paso gigantesco hacia su curación.

Mucho se habla hoy de corrupci√≥n, pero nadie menciona su mejor ant√≠doto: el patriotismo, que no es otra cosa que el amor a lo que nos es com√ļn: el pa√≠s. Nadie le roba a quien ama. Nadie le roba a lo que ama. Si insufl√°ramos en los j√≥venes aquel amor al pa√≠s que sent√≠an Lucero y tantos otros olvidados h√©roes de nuestra Gesta Austral, habr√≠amos dado un paso gigantesco hacia la recuperaci√≥n y restauraci√≥n de la Naci√≥n Argentina.

Afortunadamente, cada vez hay más gente que comienza a intuir esa verdad. A ellos les pido que no cometan mi error. No dejen para después, lo que está al alcance de cada uno hoy. Acérquense a la legión de Luceros que, gracias a Dios, todavía tenemos entre nosotros. Pongan una rodilla en tierra y ríndanle homenaje. En vida. Individualmente. Sin esperar al resto de la sociedad. Que exista todavía tal posibilidad, es un verdadero privilegio.

Y a los familiares de quienes ya partieron hacia los hangares que los aguardaban en el Cielo, llevémosle las coronas de nuestro luto y nuestro orgullo.

Capit√°n Ricardo ‚ÄúTom‚ÄĚ Lucero! Presente!

21 lucero

29 lucero

28 lucero

Recuerdo… 6

Gabriel Fioni, ‚ÄúEra muy humilde, sereno y valiente. Era un h√©roe‚ÄĚ
Por esos misterios de las emociones hondas, Lucero nunca fue al museo a ver su avión.

30 lucero
Y, finalmente, agreg√≥: ‚ÄúSe comport√≥ como un h√©roe en la guerra y en la paz‚ÄĚ, dijo al borde las l√°grimas Fioni.

27 lucero

26 lucero

Museo Nacional de Malvinas (Oliva ‚Äď C√≥rdoba) Gabriel Fioni ‚Äď Bigu√° ‚Äď Mario P√°ez ‚Äď Diario Uno ‚Äď Cadena 3

Luis Satini

Las fotos, material de archivo y textos exhibidos en www.3040100.com.ar son propios o han sido autorizados por los autores con mención de los mismos. Por eso advertimos que todo el material a utilizar de www.3040100.com.ar tiene propiedad intelectual, propia o de terceros, solicitando previamente su uso y mencionado los créditos, recordando las disposiciones de la Ley 11723, sus complementarias y modificatorias.
http://www.argra.org.ar/web/asociacion/ley-de-autor.html

28

 

Volver atrás

|